Crédito: Reuters
Copa Libertadores: Junten miedo

Copa Libertadores: Junten miedo

En el peor de los escenarios, en el más oscuro de los pesimismos, Colo Colo debería planificar su temporada 2016, la compra de jugadores y la inversión en pretemporada para quedar sin participación internacional el 14 de febrero, y no el 29 de noviembre, que es cuando se juega la final de la Copa Libertadores.

Sentados en la mesa de los propietarios de Blanco y Negro, la discusión debe ser esa. Al emparejarlos el sorteo con el Botafogo brasileño y en la segunda fase con Olimpia o Independiente del Valle, las proyecciones van desde el optimismo moderado si logra entrar a la fase de grupos (donde jugaría contra el Atlético Nacional, Estudiantes y Barcelona) o el fatalismo de quedarse con la inversión hecha sin siquiera participar de la fiesta.

Fue poco amable el sorteo con los albos, no sólo por la envergadura de los rivales, sino por la historia reciente del fútbol chileno, que tiende a considerar el nivel de competencia local –donde la irregularidad parece entretenida- con real jerarquía. La duda será esa: ¿potenciarse efectivamente para la Copa, sabiendo que con lo que tienen les alcanza de sobra para competir en Chile?.

 Lo mismo reza para la Universidad Católica, que deberá medirse con Flamengo y San Lorenzo, equilibrando su deseo de volver en grande a la arena internacional con la certeza de que la tarea les puede significar –en el nuevo formato de la competencia- una temprana eliminación.

Universidad Católica Agencia Uno

Distinto es el caso de Iquique y la Unión Española, dos escuadras que vuelven al ruedo internacional con el afán de escalar lo más alto que puedan, sin que la inversión esté determinada por el desafío que viene. Para los nortinos, por lo pronto, la tarea fundamental será encontrar un escenario donde jugar el certamen de manera competitiva sin que sus hinchas se vean privados de verlos.

La Confederación programó sus competencias para que se juegue durante 32 semanas del año en la arena continental, lo que puede resultar muy atractivo si hay cuadros chilenos con real protagonismo.

Copa Libertadores D13

Y eso significa acelerar los procesos, contratar con tiempo, jugar cada partido de manera seria. A Mario Salas encontrar el equilibrio y la escuadra titular le tomó demasiado tiempo, lo que significó quedar tristemente eliminado de la Sudamericana, torneo que ni siquiera habían “priorizado”, por lo demás, opacando los logros semestrales de la UC.

Colo Colo –que también sufrió para encontrar su mejor formato- corre contra el tiempo. Las cosas no vienen fáciles, y quizás por lo mismo cualquier logro será un bálsamo para la alicaída autoestima de los clubes


Lo más visto en T13