Crédito: AFP
El duelo de los torsos desnudos

El duelo de los torsos desnudos

Uno reinó en Manchester y Madrid, el otro en Londres y Barcelona.

El luso le regaló a su país el cuarto lugar en el Mundial del 2006 -en los albores de su carrera- y la primera Eurocopa de su historia, años después de perder en casa aquella increíble final contra los griegos el 2004. Superó con creces la leyenda de Eusebio y con cuatro balones de oro, tres mundiales de clubes, cuatro Champions, dos ligas inglesas y dos españolas, para ser concisos. 

El tocopillano selló con su inolvidable penal el primer título de una selección chilena en un siglo, y lo repitió luego en la Copa Centenario. Fue tercero en un mundial juvenil, goleador histórico de La Roja y gritó campeón en canchas argentinas, españolas e inglesas, luchando con méritos para convertirse en el mejor jugador de todos los tiempos en Chile si logra, junto a su generación, clasificar a la próxima Copa del Mundo.

Son Cristiano Ronaldo y Alexis, la representación más fiel del nuevo ídolo deportivo a nivel mundial. El luso encabeza el listado Forbes de la categoría, el chileno podría convertirse en el mejor pagado de todos los tiempos al firmar el nuevo contrato, con el Arsenal o con otro club de similar categoría.

El merengue tiene una vida extraña, con un hijo que jamás conocerá a su madre, novias que son modelos y una infancia terrible, marcada por un padre alcohólico y ausente. Alexis creció bajo el cuidado exclusivo de su madre, con un padre fugitivo, con romances discretos pero mediáticos y un cariño efusivamente público por sus dos perros, Humber y Atom.

Son los nuevos dioses, héroes, ídolos, genios. Se enfrentarán para mayor gloria propia y de sus camisetas en un duelo marcado por su ego, cosechado con paciencia, trabajo, método y sacrificio. Si llegaron a donde llegaron fue porque le pegaron mil veces más a la pelota que sus pares, porque pusieron un gimnasio en la casa, porque se miraron al espejo con más frecuencia que cualquiera.

Les gusta sacarse la camiseta, siempre sudada al extremo, para lucir sus calugas. La representación más evidente de lo que son. Los dioses que chocan para dar un paso más hacia la leyenda.

 


Lo más visto en T13