Crédito: A. Uno
El general sin estrellas

El general sin estrellas

Hugo Tocalli fue tres veces campeón del mundo juvenil como ayudante de Pekerman. Y luego, ya como titular en la banca de Argentina, ganó la Copa del Mundo sub 20 de Canadá.

Cuando Sergio Jadue lo contrató para hacerse cargo del proceso formativo de las selecciones chilenas, nadie podría haberle reprochado inexperiencia o falta de pergaminos para el cargo, más aún cuando conocía el medio tras ganar un título a nivel adulto con Colo Colo.

El problema de Tocalli es el mismo de otros connotados técnicos argentinos que han venido a dirigir al país: se achanchó, como diría Gorosito. Plata dulce, excusas fáciles, poca identificación con el proceso. La primera medida que adoptó en su cargo fue despedir a Mario Salas – por entonces el exitoso adiestrador de la sub 20- porque tuvo una disputa con su hijo.

"El problema de Tocalli es el mismo de otros connotados técnicos argentinos que han venido a dirigir al país: se achanchó, como diría Gorosito"

A partir de allí tomó sólo malas decisiones: contrató a Claudio Vivas –ayudante de Bielsa en Athletic de Bilbao- y a Alfredo Grelak para los procesos: Ambos registraron pésimos resultados en ambas divisiones. Se hizo cargo de la sub 20 en el Sudamericano de Uruguay y el fracaso fue estrepitoso. Y jamás tuvo la autocrítica suficiente para enjuiciar adecuadamente la falta de identidad y de espíritu de sus equipos.

Sus argumentos fueron pobres en la derrota, y en privado culpó a “la mala generación de jugadores”. Fue incapaz de plantar queja ante los dirigentes frente al desmantelamiento reiterado del trabajo en las series menores impulsado por las propias sociedades anónimas y guardó cómplice silencio ante el nuevo formato de torneo.

En su defensa podría aducirse que durante el período de Bielsa en la selección mayor las selecciones menores también dieron lástima a cargo de entrenadores locales que ninguna vinculación tuvieron con el trabajo de la adulta.

En la película de Alex de la Iglesia que narra la vida de Lionel Messi recientemente estrenada en España, Tocalli tiene un papel destacado. Es caracterizado en el momento en que un emisario le entrega un video con las mejores jugadas del rosarino, ante lo cual se apresura a convocarlo a la selección argentina antes que los españoles les ganaran el quién vive.

"Lo peor es que, como sucedió con otros técnicos que vinieron sin hambre y sólo para vegetar y cobrar, las explicaciones son muy básicas y rudimentarias. Impropias de su jerarquía."

En ese fugaz momento se advierte más sangre, más temperamento y más resolución que en los casi dos años en que estuvo al frente de las selecciones chilenas.

Escribo en pasado pese a que Tocalli es, aún, la cabeza de este proceso que derivará en un Mundial sub 17 donde el Estado ha comprometido millonarios fondos en la construcción de nuevos estadios y en un polémico subsidio para adquirir entradas.

Un compromiso formal que viene inmediatamente después de Copa América y frente al cual estamos deportivamente a la deriva. La argentinización de este proceso nos puso en jaque para una respuesta que será dura de asumir. Lo peor es que, como sucedió con otros técnicos que vinieron sin hambre y sólo para vegetar y cobrar, las explicaciones son muy básicas y rudimentarias. Impropias de su jerarquía.


Lo más visto en T13