Crédito: AP
El lado brillante de la vida

El lado brillante de la vida

Soy un admirador del sentido del humor de los ingleses. Sobre todo del grupo Monty Python, que tenían un show de televisión –que se vio poco y nada en Chile- y un par de películas inolvidables. Una de ella fue “La vida de Bryan”, una desopilante sátira que culminaba con la crucifixión masiva del grupo entonando una canción que marcó época: “Always look on the bright side of life” (siempre mira el lado luminoso de la vida), que es una oda al fatalismo, a mirar positivamente la tragedia, a reírse incluso cuando el mundo se derrumba.

Los Monty Python harán una serie de presentaciones de despedida a partir del 30 de junio en Londres –las entradas se agotaron en minutos- y dicen adiós para siempre, no sin antes dedicar una nueva versión del célebre himno al predecible adiós de su selección del mundial. Lo hicieron antes que comenzara a rodar la bola, y obviamente se llenaron de críticas, aunque, como siempre, el fatalismo les dio la razón.

Wayne Rooney y sus muchachos se fueron tempranamente a casa por culpa de Balotelli, de Luisito Suarez y sobre todo de los sorprendentes costarricenses, aunque, en rigor, la culpa fue de ellos mismos. Tienen la liga más competitiva del momento, pero son incapaces de armar una selección medianamente competitiva. Les costará, pero terminarán por ver el lado más brillante de la vida: mejor estarán de vacaciones.

Los ticos viven su sueño dorado en esta Copa, aunque después de ganarle a los italianos corriendo como demonios la FIFA mandó a siete jugadores al control antidopaje, como para dejar en claro que tanta energía resultaba sospechosa. Injusto porque, más que corriendo, ganaron jugando, ante una Italia muy adormilada, que terminó tirando delanteros a la cancha sin sentido alguno. En el grupo de la muerte, con tres campeones del mundo, el único asegurado es el equipo de la Concacaf, algo que ningún apostador hubiera podido predecir.

"Tienen la liga más competitiva del momento, pero son incapaces de armar una selección medianamente competitiva"

También hay sospechas sobre Camerún, pero por el motivo contrario. La FIFA los estará mirando en el partido contra Brasil porque hay rumores de manipulación del resultado, aunque yo creo que las suspicacias irán por el otro lado, pero nadie se atreve a decirlo (yo tampoco). Los de Scolari pueden elegir rival en la segunda fase, y eso lo estará viendo todo el mundo, lo que debe preocupar a Blatter y compañía.

Estoy en Belo Horizonte para el partido de Argentina con Irán, y la ciudad parece bajo estado de sitio. Hay temor por la invasión de hinchas –muchos de ellos sin entradas- y nadie quiere que se repita lo de la horda chilena. Lo dicen a cada rato en la televisión, es portada en los diarios y no podemos dejar de ruborizarnos, porque nada justifica lo que hicieron esos vándalos.

Apenas unos pocos que nos avergonzaron a todos. Pero yo prefiero mirar el lado brillante de las cosas. Se acercan Holanda y los octavos de final. Y espacio infinito para la ilusión.


Lo más visto en T13