El mercado (en Blanco y Negro) es cruel

El mercado (en Blanco y Negro) es cruel

Si es verdad lo que dice Guede —y no pirotecnia para desviar la atención— Colo Colo estaría dispuesto a gastar tres millones de dólares por traer de vuelta a Macnelly Torres, transformándolo a los 32 años en el más alto precio jamás pagado por un jugador en el fútbol chileno.

El colombiano, que está en la cresta de la ola en el fútbol sudamericano, llegaría virtualmente a terminar su carrera en el cuadro albo, con la obligación de pasar dos llaves complicadas en la Libertadores antes de meterse en la fase de grupos.

Sería una contratación de campanillas, no sólo por la valía internacional de Torres, sino porque la edad no tiene ninguna importancia cuando se proyecta al torneo local, donde son precisamente los veteranos los que más destacan y lucen, considerando la lentitud con que se juega en Chile. El mejor ejemplo es Colo Colo, que se construyó a partir de la veteranía de Villar, Valdés, Fierro, Figueroa y Paredes, que dosificados y entre algodones obligaron a Pablo Guede a modificar —con éxito— su esquema de juego al final de la temporada.

En ese contexto lo único raro de la contratación de Torres es que dependa de la nacionalización de Ramón Fernández, lo que implicaría una contradicción exquisita: un jugador que debe obtener la ciudadanía para posibilitar que venga otro extranjero –mucho más caro y calificado- para quitarle el puesto. De colección.

En esa misma línea, el técnico de los albos mostró interés por Cristopher González, el peruano apodado “Canchita”, que en la época del Coto Sierra no alcanzó ni a pelear la titularidad.

Como no pueden inscribir más extranjeros el mismo Guede insinuó que podrían inscribirlo sólo para Copa Libertadores, lo que significaría que en el peor de los casos estaría disponible sólo para los dos partidos frente a Botafogo. “Canchita” debería ser un crack para ganarse una titularidad sin jugar en el torneo local y un ingenuo descomunal para firmar contrato con esas condiciones.

Finalmente, en Blanco y Negro han dicho públicamente que están interesados en Germán Lanaro, defensa central de contrato vigente con la Universidad Católica, pero que comparte representante con Pablo Guede. Como el argentino está en pleno proceso de renovación con los cruzados, la más mínima lógica obligaría a pensar que la intención es subir la puntería…en San Carlos, más que intentar llevarlo a Pedreros, lo que nos pone otra vez en el juicio ético. Cosa que en Colo Colo, obviamente, no piensan ni considerar, porque no está en los códigos. El mercado, lo saben bien sus dirigentes, suele ser muy cruel.


Lo más visto en T13