Crédito: Reuters
El partido que Jorge Pizarro no querría perderse

El partido que Jorge Pizarro no querría perderse

El Mundial de Rugby es un evento inmenso. Partió el 18 de septiembre –como bien lo sabemos- y culminará recién el 31 de octubre. El ritual del haka de Nueva Zelandia o los llantos de argentinos de 115 kilos cuando escuchan su himno son imágenes que todo el planeta conoce, pero este torneo es mucho más que eso. Es una fiesta que paraliza a tres continentes: Europa, Africa y Oceanía.

Cuando Mandela festejó el triunfo de los Springboks en su propio mundial porque sabía que estaba dando un paso gigantesco en la unificación sudafricana, lo hacía entendiendo que hay momentos en que el deporte desborda los límites de una cancha. Ahora, toda Inglaterra está ansiosa por un partido casi imposible que enfrentará a su selección contra la poderosa Australia, en un duelo que cualquier fanático bien nacido no querría perderse. Puede ser un adiós anticipado para los dueños de casa o podría escribir una de las páginas más asombrosas en los anales del rugby.

Los anfitriones del evento perdieron frente a Gales en Twickenham y comprometieron su clasificación en el bien llamado “Grupo de la muerte”, que además integran Uruguay y Fiji, en uno de los golpes más grandes, inesperados e increíbles en la historia de este deporte. De los cinco integrantes del grupo A, sólo dos avanzaran a la siguiente ronda, por lo que los de La Rosa necesitan ganar al poderoso quince australiano.

Los analistas compararon el triunfo de los “dragones” galeses con el Maracanazo, por las diferencias abismantes entre ambos equipos y porque fue le excesiva confianza de los locales lo que posibilitó la sorpresa. Antes del superduelo del sábado Gales –mermado y disminuido por las lesiones y el impresionante esfuerzo desplegado- deberá medirse con Fiji, quien ya dio su propio batatazo en el mundial del 2007 al eliminarlos agónicamente.F

Con todo, pocas veces en la historia de este deporte un partido tuvo la importancia y trascendencia que el Inglaterra- Australia del sábado. Una fiesta  ineludible para cualquier fanático. Y también para los que no lo son.


Lo más visto en T13