Es más fácil sacar la revisión técnica que ir al estadio

Es más fácil sacar la revisión técnica que ir al estadio

Es más fácil pedir un crédito bancario que comprar una entrada al estadio. Es más simple que la Isapre te devuelva plata sin recurrir al Compin; que el Registro Civil te de un certificado de antecedentes; sacar la revisión técnica del auto. Es más sencillo conseguirle matrícula a tu cabro chico en un colegio católico que comprar un ticket para ver a la Católica con Antofagasta en San Carlos. Para decirlo en otros términos, en Chile es más fácil admitir que se es de derecha que ir al fútbol. Es más sencillo encontrar un asiento en el metro en hora punta que comprar una galucha para San Marcos con la U. de Conce.

Desde que los dirigentes, las autoridades y Carabineros perdieron la batalla en los estadios, se han escuchado muchas voces y lamentos, pero pocas soluciones. Reunidos de emergencia, los clubes del fútbol chileno aprobaron dos medidas insólitas. La primera, fue aprobar que algunos partidos se jueguen sin público visitante. Hace algún tiempo, consultado al respecto, Sergio Jadue rechazó tajantemente la medida –ya aplicada en Argentina- aduciendo que eso significaría “que los violentistas ganaron la batalla”. Pues bien, es un hecho, Jadue y los suyos perdieron en esta guerra.

La segunda medida aprobada por el Consejo es insólita: se creará el “Registro Nacional de Hinchas”, lo que significa que nadie podrá comprar un ticket para asistir al fútbol si no está registrado, si no ha entregado sus datos y los acompaña…con una foto. Para ir hoy al estadio hay que mostrar el carnet, dejarse revisar por Carabineros, pasar por un detector de metales y “acreditar” la condición de hincha ante las ticketeras que venden los boletos. Este nuevo “registro” inventado por los administradores de los clubes –gente extremadamente ineficiente en todas las materias relativas a la organización de eventos- pone una traba más a la gente de a pie, común y corriente, para concretar el siempre simple ejercicio de ir al estadio.

Ya hace varios años para pertenecer a una barra había que “empadronarse”, esfuerzo por lo demás fallido: los índices de violencia no bajaron y los clubes jamás han tenido un registro de sus barristas.

El Registro Nacional de Hinchas es una pelotudez con todas sus letras, pero es la única idea que se le ocurrió al Consejo y hay que aplaudirla por su entusiasmo. Mientras todas las sociedades anónimas y la ANFP claman por la presencia de Carabineros en los estadios, las fuerzas policiales sólo quieren arrancar lo más lejos posible del fútbol. ¿Se acuerda de la idea del Fiscal especial que se iba a hacer cargo de las investigaciones relativas a los desmanes? Exacto, no pasó nada.

 Ya es muy claro, prístino: a los dirigentes y autoridades lo que les interesa es echar a la gente de los estadios. Son menos guardias, menos parcas fosforescentes, menos torniquetes, menos detectores de metales, menos intendentes autorizando y menos Carabineros custodiando. Dígando de una vez: quieren transformar el fútbol en un show íntimo que se transmite por la TV.


Lo más visto en T13