Crédito: AP
La daga del maestro

La daga del maestro

Louis Van Gaal es un maestro. Marcó escuela y sus seguidores son muchos. Guardiola y Bielsa, por ejemplo. Aunque el holandés tiene un sentido del pragmatismo que otro de sus discípulos desarrolló hasta el límite: José Mourinho.

Si Holanda ganó el partido fue porque para lograrlo aplicó una fórmula que nos resultó incontrarrestable. Regaló la cancha y la pelota. Y aprovechó cada una de las circunstancias que le brindó el partido. Tener un árbitro permisivo, por ejemplo, que le permitió utilizar la infracción como recurso permanente del juego. Blind cometió infinidad de faltas contra Alexis; Kuyt hizo lo mismo con Mauricio Isla.

Y el resto fue aprovechar el ansia de los chilenos que - presionados por las matemáticas - tuvieron que arriesgar más de la cuenta en el cuarto de hora final. La salida del "Gato" Silva, por ejemplo, llevó al equipo a una línea de cuatro que descontroló las marcas en el tiro de esquina que completó Fer con un cabezazo en despoblado. Y luego, cuando todo era lirismo en el equipo chileno (conquistar el empate no cambiaba en nada las cosas) el carrerón de Robben y el finiquito de Memphis estructuraron un marcador tan injusto como incómodo.

"Chile puede complicar a Brasil más allá de lo que nos dicte la historia"

Escribo ahora, sin saber el rival en octavos del próximo sábado. Pero con la convicción intacta: Chile puede complicar a Brasil más allá de lo que nos dicte la historia. Tiene fútbol, tiene agallas, tiene individualidades y no tendrá el peso del nerviosismo, que se transferirá a los adversarios.

Si es Brasil, pues que sea Brasil. Una cosa es segura: Chile seguirá apostando a lo de siempre, aunque a veces, frente a los maestros, nos juegue en contra.


Lo más visto en T13