Crédito: A. Uno
La U en Pelotillehue

La U en Pelotillehue

El fútbol es una ciencia inexacta. Tiene fenómenos inexplicables y las ecuaciones no responden a la lógica. Ningún entrenador –por más talentoso y experimentado que sea- gana siempre y los grandes equipos suelen construirse y sostenerse en detalles afortunados, en coincidencias virtuosas.

Allí radica su gracia y su encanto. Nadie, por más experticia que se atribuya, puede anticipar un resultado, un proceso, una caída.  ¿Quién habría osado por apostar a la debacle de la Universidad de Chile a semanas de haber conseguido un rendimiento histórico? ¿Se evaporó la sabiduría de Lasarte o quedó entrampada en sus dolores lumbares, en “no tener dedicación cien por ciento”, como definió el problema Carlos Heller? ¿Qué le pasó a Johnny Herrera pocas semanas después de concluir uno de los torneos más exitosos de su carrera?

"Hay momentos en que un golpe de timón, una voz autoritaria, la conjunción de varios cracks y el alineamiento de los planetas hace posible, rápida y contundentemente, un fenómeno futbolístico."

Me dicen que la razón del descalabro está “en la baja de los rendimientos individuales” y puede ser cierto, aunque eso significaría que el equipo del año pasado logró sortear la profunda crisis sólo en virtud de los “altos rendimientos individuales”, lo que sería injusto, porque ese equipo tenía un gran funcionamiento colectivo.

Hay momentos en que un golpe de timón, una voz autoritaria, la conjunción de varios cracks y el alineamiento de los planetas hace posible, rápida y contundentemente, un fenómeno futbolístico.

Un equipo que tiene más talentos y con más recorrido tendrá más opciones de ganar que uno que perdió la confianza, la autoestima y que se debate entre la discusión interna por los sueldos y las sanciones al público por el vandalismo de unos pocos.

Esta crisis puede ser irreversible. La derrota frente al Audax Italiano, amortiguada por los dos goles del final, no parece ser el final del túnel, porque las ansiedades e inseguridades podrían perfectamente aparecer en el duelo copero frente a The Strongest, y si eso acontece, lo más sensato sería ponerse a pensar en el segundo semestre.

"Es probable que los malos resultados y el divorcio con la hinchada provoquen un cisma que ya vivieron –hace poco- Colo Colo y la UC. Y que durará sólo lo que tarden en volver a ganar."

Lasarte ya se fue una vez de la UC ante la imposibilidad de revertir una condena y no me extrañaría que esa fuera la salida que allanaría un cambio que pondrá otra vez a prueba las capacidades de la dupla Heller- Sabino Aguad para salir del pantano, tal cual lo hicieron cuando el equipo del Fantasma Figueroa y Relojito Romero daba pena, como ahora.

Es posible que vendan a Canales –como ya lo hicieron antes- y que jubilen a los pilares de la Sudamericana, en un golpe de timón ya visto en otros lares. Y que vuelvan a apostar millonariamente para llenar los muchos vacíos que parecen tener. Es probable que los malos resultados y el divorcio con la hinchada provoquen un cisma que ya vivieron –hace poco- Colo Colo y la UC. Y que durará sólo lo que tarden en volver a ganar.

Lo cierto es que hoy, en caída libre después de volar muy alto, todos en la U están como Condorito en Pelotillehue: exigiendo una explicación…


Lo más visto en T13