Crédito: Agencia Uno
Lo que no se dijo

Lo que no se dijo

Fue, otra vez, un partido decepcionante de Lionel Messi. Eso no se podía decir porque, como sucedió, bastaba que apareciera una vez para que definiera el partido. El contragolpe letal en los descuentos del tiempo reglamentario no fue gol porque Dios es grande y porque Higuaín, como siempre, no quiso asistir a su cita con el destino. 

Si Messi –ni Agüero, ni Di María, ni Pastore- no brilló fue simplemente porque la planificación de Jorge Sampaoli y la ejecución de los jugadores fue perfecta. Lo que no alcanzamos a enfatizar adecuadamente fue el pobre planteamiento de Martino, que apostó al gol en las mil y una pelotas detenidas que lanzaron sobre el área chilena. Ganaron sólo una: la del Kun en el primer tiempo, con gran tapada de Bravo.

"Vale la pena recordar que ganamos la Copa América pese a tener la defensa más chica del torneo, de que nos ganaban las pelotas muertas y a que no hubo renovación en los nombres de la zaga"

En ese mismo sentido, vale la pena recordar que ganamos la Copa América pese a tener la defensa más chica del torneo, de que nos ganaban las pelotas muertas y a que no hubo renovación en los nombres de la zaga. Triunfamos pese a que antes del certamen no le hacíamos un gol a nadie y pese a que no tuvimos jamás un centrodelantero. Tanto así que frente a Argentina fue Arturo Vidal el que terminó haciendo esa función. Lo que demuestra que, aunque sean muchas las verdades futbolísticas en el análisis previo, muchas veces no prevalece la lógica.

Pese a que creo que el festejo fue unánime  -porque la espera fue mucha y el rival de fuste- hubo quienes legítimamente, antes de la final, declararon que no se valía celebrar porque los renuncios durante este mismo certamen fueron muchos. El perdonazo a Vidal, la falta de fair play de Jara, el afán de secretismo del cuerpo técnico e incluso por causales directivas. Todas razones sumamente atendibles que, creo, no impidieron que el peso de la historia se hiciera más fuerte, otra vez, que el raciocinio más implacable. Para los que dicen que en este equipo juegan siempre los mismos, un dato. De los 23, hubo tres que no entraron: los dos arqueros suplentes y Chapita Fuenzalida.

"Sobre lo de Sampaoli una mención: me pareció que su conferencia de prensa de anoche era el anticipo de un nuevo intento de partir"

Sobre lo de Sampaoli una mención: me pareció que su conferencia de prensa de anoche era el anticipo de un nuevo intento de partir. Con el mayor logro deportivo al que podíamos aspirar logrado de manera brillante, el desgaste interno y externo por la indisciplina de Vidal y el afán lógico de buscar nuevos horizontes harán resurgir su legítima aspiración de iniciar un nuevo proceso más allá de las fronteras. Es posible que me equivoque, o que si esa situación se produce sea sólo para lograr un nuevo y más conveniente contrato. Pero la sensación de un ciclo cerrado está latente.

Una cosa más de lo que no alcanzamos a decir tras el triunfo. Sergio Jadue parece ser un hombre de buena estrella. Que estuvo en el momento y lugar preciso para ser presidente del fútbol chileno en medio de una crisis desatada, que levantó la única Copa que tenemos, que lleva dos mundiales en el cuerpo (uno juvenil y otro adulto) y que logra buenos contratos sin necesidad de licitaciones, lo que pone muy contentos a los presidente de clubes. Ha sabido surfear en medio de la crisis de FIFA y Conmebol, y que pese al rechazo inicial del Gobierno, terminó abrazando a la Presidenta y paseándose victorioso por los salones de La Moneda.


Lo más visto en T13