Crédito: AFP
Los Leones Indomables no metían miedo

Los Leones Indomables no metían miedo

Esta vez, como nunca antes, los Leones Indomables de Camerún no atemorizaban a nadie. No eran los favoritos, ni provocaban grandes ilusiones, básicamente por dos razones: la generación dorada de Samuel Eto'o había terminado de extingirse en el Mundial de Brasil y el recambio se había negado a asistir a la Copa Africana de Naciones, seguramente presionada por sus clubes.

Choupo-Moting (Schalke), Matip (Liverpool), Onana (Ayax) Nyom (West Bromwich) y los "franceses" Anguissa, Poundje, Amadou y Assembe se negaron a la convocatoria del belga Hugo Bross, quien apeló a la clásica estrategia de cerrar un equipo en torno al sacrificio.

De los 23 nominados, apenas ocho tenían experiencia previa en el certamen, y el triunfo frente a los faraones egipcios se cimentó en Nkolou en el fondo y Aboubakar y Clinto Njie en la ofensiva, pero sobre todo en el férreo trabajo colectivo que les permitió remontar la final. Ganaron a un cuadro pragmático, donde pesó la maldición de Héctor Cúper, el técnico argentino que ha perdido las últimas cinco finales que ha disputado.

La última vez que habían ganado, con Eto'o como símbolo, fue hace quince años atrás. Fueron oro en los Juegos Olímpicos de Sydney (eliminando a Chile en semis) y han encadenado cuatro presencias consecutivas en los mundiales.

Como suele ocurrir con las historias de Cenicientas, Bross tuvo poco más de un año para desarrollar su trabajo, al que definió, ya en la victoria, como un equipo "sin estrellas". En la tribuna, junto a Gianni Infantino, dos viejas glorias miraban emocionados el triunfo. Roger Milla y Samuel Eto'o, retirado a los 33, pero según los entendidos, su ex esposa y el mismo José Mourinho ya anda por los 40, por lo que posibilidades de estar en la cancha tenía pocas.

Las últimas estrellas de una época cuando los Leones Indomables provocaban miedo por su leyenda. Hoy lo hacen por sus garras afiladas. Para tener en cuenta en la Copa Confederaciones donde, otra vez, nos paremos ante ellos.

 


Lo más visto en T13