Crédito: AFP
Luca Zidane, hijo de Zinedine

Luca Zidane: La estrella del Mundial Sub 17

El hijo de Zizou vendrá a Chile 2015 defendiendo el pórtico de Francia, el campeón de Europa, y arrastrando un conflicto deportivo familiar.

Luca Zidane es hijo de Zinedine y eso es una marca que lleva a todos lados. La tendrá cuando defienda el pórtico de la selección francesa en el Mundial Sub 17 a jugarse en Chile, y también la carga defendiendo los colores del Castilla, la filial del Real Madrid en la segunda división española.

El arquero está en el cuadro merengue desde que tenía 9 años. Ingresó a la cantera el 2004, cuando su padre integraba la banda de los galácticos. Su madre es la ex bailarina francesa de origen español Veronique Fernández y sus tres hermanos también juegan con la camiseta merengue. El mayor –y el más conocido- es Enzo (20), bautizado así en honor a Francescoli, el gran ídolo de su padre. Theo (13) y el pequeño Elyaz (quizás en honor a Figueroa, aunque no estamos seguros) son delanteros, y todavía no ingresan a la competencia formal.

Zinedine y Luca Zidane juntos en 2007
Zinedine y Luca Zidane juntos en 2007 AFP

Porque el gran problema de Luca, el arquero, es su padre, quien ya hace sus primeras armas como entrenador en el Castilla y está negociando con el Madrid la salida de uno de sus dos primogénitos del club porque cree que la convivencia de Enzo y Luca será complicada, por el ruido que su apellido pueda generar en el resto de sus compañeros.

A tal punto llega el lío, que el mayor decidió ocupar el apellido materno y hoy es conocido como Enzo Fernández. Zinedine pretende encontrarle otro club, pero debe ser en España porque la madre no quiere disgregar al grupo.

"Luca nació marcado por el fútbol, ya que nació en mayo de 1998, en la antesala del Mundial que consagraría a su padre como la mayor estrella del fútbol francés, por encima de Michel Platini."

Luca nació marcado por el fútbol, ya que nació en mayo de 1998, en la antesala del Mundial que consagraría a su padre como la mayor estrella del fútbol francés, por encima de Michel Platini. El juvenil jugó once partidos en las largas clasificatorias para el Mundial de Chile, y en la semifinal contra Bélgica fue el héroe al contener tres penales en la definición, aunque falló el suyo: trató de definir como su padre en la final del mundial 2006, disparando a lo Panenka, pero su tiro impactó en el travesaño.

Fue campeón europeo a los 16 y si Francia ratifica su favoritismo en las canchas chilenas, podría superar los registros de su progenitor en sus inicios. La primera gran estrella que tiene el Mundial 2015.


Lo más visto en T13