Crédito: Agencia Uno
Meter las manos

Meter las manos

La U cometió dos penales en los descuentos; uno lo cobraron y el otro no. Si Espinoza y Corujo decidieron, a esas alturas del partido, meter la mano en jugadas divididas es porque la defensa en los últimos segundos del superclásico era desesperada.

Y no tenía por qué serlo. Aunque Colo Colo dominó con claridad todo el partido, pero los azules tuvieron a un inspirado Ubilla para salvar casi en solitario el trabajo ofensivo de su equipo. Los albos, además de un motivado Humberto Suazo, otra vez ofrecieron la mejor versión de Pajarito Valdés y la contundencia de Esteban Paredes para quedarse con un pleito que igual pintaba para empate si no se les hubiera ocurrido a los de Lasarte a meter las manos en las instancias definitivas del duelo.

Con esto, Colo Colo garantiza la pelea por el título, con Universidad Católica y Cobresal como adversarios, si es que a los mineros les da el plantel para los partidos decisivos. Ese fue el premio mayor de la victoria y, con toda seguridad, la ratificación de la dupla Tapia- Riffo en la banca por un par de temporadas más. Otra vez el técnico del Cacique dio muestras de frialdad e inteligencia en los cambios, que resultaron decisivos para el segundo tiempo: Delgado, Baeza y Vecchio terminaron por acrecentar la superioridad alba en el tramo final del encuentro.

Tapia, de paso, está ganando una apuesta arriesgada y  limitada, que deberá repensar si renueva contrato con la nueva directiva de Blanco y Negro. Este plantel es de corto plazo por su veteranía, pero ha dado margen también para la incorporación –no en los roles estelares- de varios juveniles que emergen como reemplazantes de los referentes. Es un equipo que puede seguir siendo protagonista en el medio local, pero que se queda evidentemente corto en la proyección internacional.

Con el cambio institucional –y sin el contrapeso de Salah y Gutiérrez en la toma de decisiones- Tapia tendrá control total para armar el diseño del nuevo plantel, ya sin las limitaciones que imponía el mercado de verano.

Colo Colo vive un momento de gracia, mientras que en la U se vive la expresión más dolora por la incertidumbre. Con Lasarte herido física y anímicamente, los azules se jugarán el semestre en la altura de La Paz. De caer frente a The Strongest, Heller y Sabino Aguad deberán dar inicio a una renovación inesperada del equipo que hace muy poco daba sólidas demostraciones futbolísticas.

En el clásico los azules no sólo fueron increíblemente ingenuos: también demostraron que ahora los persigue una nube negra. Y así como están, todo indica que de marzo no pasan. La próxima semana podrían bajarle la cortina al semestre. 


Lo más visto en T13