Crédito: AFP
Nunca me gustó Al Pacino

Nunca me gustó Al Pacino

Soy de la generación que creció con “El Padrino”. Que vivió la transformación de Marlon Brando de galán indomable al apacible y sabio “Don Corleone”. Y que tuvo que tomar partido, en la segunda parte, entre Al Pacino y Robert De Niro, en una de esas dicotomías que no aceptan empates: Lennon o McCartney, Pelé o Maradona, Coca o Pepsi, de pino o de queso.

Yo soy de Robert De Niro porque pocas veces repetía una interpretación: era gordo y flaco, calvo o chascón, bruto o tímido, sicópata o detective. Al Pacino siempre es el mismo: ¿hay alguna diferencia entre Carlitos Way, el militar ciego y el entrenador de fútbol americano, honestamente?

"Mientras De Niro mantenía algún escaso decoro en “Los Fockers”, Pacino perdía toda dignidad en “Jack y Jill”"

Asumo que con el paso del tiempo ambos protagonizaron bazofias intragables, pero mientras De Niro mantenía algún escaso decoro en “Los Fockers”, Pacino perdía toda dignidad en “Jack y Jill”. Y en esa joya de Michael Mann que es “Fuego contra Fuego” que los reunió por primera y única vez en pantalla, el personaje delictual de De Niro dejaba una lección de vida inolvidable, mientras Pacino seguía siendo…Al Pacino. O sea, el Mercader de Venecia o Caracortada, da lo mismo.

Digo todo esto porque, a dos días de la final, el miserable de Pacino tomó partido. Sabido es que pololea con una argentina llamada Lucila Polak, y ese vínculo lo hizo pronunciarse con palabras melosas y definitivas, dignas de cualquiera de sus personajes: 

Mal para Chile: Al Pacino llena de elogios a la Selección Argentina

"Acabo de verlos jugar una y otra vez y amo la manera en que juegan. Amo ver cómo intentan, junto a mi extraordinaria novia Lucila. Los vimos y los amamos. Me pongo muy contento cuando los veo jugar y siempre es un placer para mí. Estoy muy emocionado de poder hablar con ustedes y poder decirles lo maravillosos que son como jugadores. Como jugadores, los amo". Eso dijo. Tal cual. Desprolijamente, lleno de reiteraciones y como si recitara el discurso final de “Glengarry Glen Ross” o “El informante”, total… da lo mismo. 

Acabo de pedirle a un amigo el teléfono de De Niro en Nueva York. Lo llamo y le saco un apoyo a Chile, consigo que el Ministro de Cultura vete para siempre las películas del otro pelmazo y asumimos, de una vez y para siempre, que “El Padrino” 3 es un bodrio intragable, porque no estaban ni De Niro ni Marlon Brando para salvar esa porquería.

 

Aldo Schiappacasse tiene clara cuál es su preferencia, y de hecho, la molestia es evidente con el actor quien prefirió alentar a Argentina para la final de #CopaAmérica... Para ti: ¿Robert De Niro o Al Pacino? Lee la columna de Aldo en T13.cl » bit.ly/1NAmmQc

Posted by Teletrece on Jueves, 2 de julio de 2015

Lo más visto en T13