Crédito: Agencia Uno
¿Por qué no llama a Pajarito?

¿Por qué no llama a Pajarito?

Esteban Paredes hizo tres goles en el Superclásico. Y Jorge Valdivia jugó a voluntad. Pero, sin embargo, Jaime Valdés, el Pajarito, se llevó todos los elogios. Su juego ha servido para maquillar la irregular campaña alba, que gana en los grandes duelos pero deja puntos en los que se consideran ganables.

Gracias a su aporte el Mago rinde más y el Tanque logró sacudirse de su sequía goleadora en este campeonato. Es verdad, Pizzi no estaba en el Monumental, pero alguien tendría que haberle contado lo que hizo frente a la U para sacarle partido a los regalos de Hoyos y su retaguardia. Y lo que viene haciendo en los últimos tiempos. 

Pajarito no tiene parangón en el medio. No sólo por su despliegue y experiencia, sino además por su capacidad de gol. Las diagonales que logra meter casi siempre son letales y, cuando se va de puntero izquierdo, se lleva a los laterales con una facilidad pasmosa y desborda con increíble holgura. Ustedes me dirán que en Chile no lo marcan, que juega con demasiados metros alrededor y estaré de acuerdo, aunque con un matiz: nadie sabe ubicarse mejor que él en nuestro país.

Yo soy fan de Pajarito, lo admito. Y como tal no puedo sino manifestar mi extrañeza porque quedó nuevamente fuera de las nóminas del seleccionador Juan Antonio Pizzi.

Hay otros que son convocados pese a que atraviesan por un bajón futbolístico, como Chapita Fuenzalida. Y aquellos que reciben este llamado pese a haber rechazo otros, como Paredes. Hay veteranos como él, y otros que van pese a que es muy difícil ganarse un puesto en un mediocampo que tiene a titulares y suplentes muy definidos, como Pinares.

Y como Pizzi suele acotar que “de los que no están convocados no hablo” no podemos saber por qué una de las principales figuras del torneo chileno no estará en la fecha doble ante Paraguay y Bolivia. Jamás podremos saber por qué prefiere a Felipe Gutiérrez, por ejemplo, aún asumiendo que la valoración del técnico para el torneo local debe ser menor, aunque jamás lo ha dicho.

No atino a entenderlo. Pero así es y así hay que aceptarlo. Aunque tengamos la certeza de que en el plano interno, el Pajarito seguirá cantando hasta morir (perdón por la referencia literaria y cinéfila, pero hay que dejarlo establecido, aunque suene exagerado)


Lo más visto en T13