Crédito: A.UNO
Procuro olvidar

Procuro olvidar

Entiendo que el Hoko –la danza ceremonial guerrera pascuense- tiene un desarrollo, y que acortarla para darle dinamismo y variedad a la ceremonia inaugural de la Copa América habría sido no sólo un despropósito, sino una falta de respeto. Y que el espectacular juego de luces y fuegos artificiales que cerró el acto fue impresionante y vigoroso. Pero la laaaarga coreografía de los globos al son de una música sin sentido ni raíz no hará historia ni empatía. Invocar al Cirque du Soleil fue una linda manera de no estropear la cancha y nada más. Ahí, en el arranque de un evento inolvidable, me faltó Chile. Identidad y orgullo. Me faltó trascendencia.

"En el arranque de un evento inolvidable, me faltó Chile. Identidad y orgullo. Me faltó trascendencia"

Quiero soslayar –por razones obvias- que en el palco oficial no estuvieran las máximas autoridades del fútbol mundial y continental. Creí ver a un funcionario de la Interpol en el acceso al VIP y eso justifica cualquier temor. Tampoco eché de menos los discursos y me parecieron lógicos los metros de distancia que pusieron, sensatamente, entre la Presidenta y Sergio Jadue. Esta Copa América que vuelve al país después de 24 años y por la que tendremos que esperar hasta el 2059 para tener de vuelta es una fiesta de la gente, y no de los carcamales corruptos de la FIFA y la Conmebol. La selfie de Michelle Bachelet con los jugadores en el camarín se parecía demasiado a la de Angela Merkel hace un año en el Maracaná, pero vale igual. Es tierna.

"Se salvó la complicada valla del debut, se sumaron los tres puntos y la tarea ahora es mejorar ante México, porque deberíamos ir al alza."

Y pasaré por alto los ripios futbolísticos de la selección por una razón: la simple estadística habla siempre de las dificultades que tiene el local en el primer partido, aunque el rival sea muy débil. Hace cuatro años Argentina no pudo con Bolivia. Existe una tensión propia del debut que disminuye el brillo y la eficiencia. La historia pudo ser distinta si Alexis concretaba una de las dos opciones iniciales con pases de Valdivia, pero luego aprovechó cabalmente los errores ecuatorianos para ganar el partido. El foul –chiquitito y absurdo- de Bolaños contra Vidal en el área y la increíble habilitación a Alexis en el segundo.

Vidal tenía una molestia en el cachete, Valdivia mostró sólo intermitencias, Beausejour no jugó, Aránguiz y Díaz deben subir mucho su nivel y, en líneas generales no hubo individualidades que brillaran, salvo Claudio Bravo y los dos centrales. Mauricio Isla al menos tuvo ganas y despliegue, pero todo eso es muy poco para aspirar a ser favoritos. No tiene mayor importancia, porque hay margen para el optimismo. Se salvó la complicada valla del debut, se sumaron los tres puntos y la tarea ahora es mejorar ante México, porque deberíamos ir al alza.

Sobre lo que ya no se puede arreglar, es mejor olvidarse.


Lo más visto en T13