Crédito: AFP
A ocho años del debut de Marcelo Bielsa: Los números tras su paso por la banca de la "Roja"

¿Sampaoli será fiel a Bielsa o a Guardiola?

El segundo tiempo frente a Colombia es lo más bajo que recuerdo en la era de Sampaoli. Se llegó una vez al arco (tiro libre de Matías Fernández), Colombia dominó el juego, el equipo perdió vértigo y control, se derrumbó físicamente y desde la banca no hubo reacción, como pasó en tantas otras oportunidades.

En mi análisis, los problemas no fueron sólo circunstanciales, producto de la ausencia de Díaz y Aránguiz, por ejemplo, o el esquema presentado por Peckerman.

Pasan también por innegables ajustes de estilo, que suponen un cambio radical. Sampaoli, fiel discípulo de Bielsa durante más de una década, decidió tras la Copa del Mundo virar a una propuesta diferente, casi contrapuesta, como es la de Pep Guardiola, que cambia verticalidad por tenencia, vértigo por pausa y enfrentamientos individuales por rotación del balón.

Eso, que requiere tiempo y convencimiento, ya se venía gestando desde hace un rato, pero frente a los cafeteros tuvo su expresión más evidente. Y opaca. Ahora, ante Uruguay, un rival más lento y previsible, la tarea será acercar la nueva fórmula a estándares más rendidores.

"Ante Uruguay, un rival más lento y previsible, la tarea será acercar la nueva fórmula a estándares más rendidores."

El cambio de montura de Sampaoli no pasa sólo por el terreno de juego. También deberá poner a prueba sus lealtades fuera de la cancha. La previsible situación de Sergio Jadue y la directiva de la ANFP en el escándalo de las platas turbias del fútbol Sudamericano era cuestión de tiempo, por más indolencia, inoperancia y lentitud que existiera entre las sociedades anónimas deportivas y las comisiones creadas para investigar el tema formadas en Chile.

Las delaciones de sus pares en la Conmebol tarde o temprano debían salpicar a la actual administración, que no tendría por qué haber escapado a los procedimientos tradicionales de la dirigencia futbolística internacional, salpicada de delitos económicos.

"Las delaciones de sus pares en la Conmebol tarde o temprano debían salpicar a la actual administración"

La primera reacción de Sergio Jadue, al verse sorprendido en su misterioso viaje del lunes, fue lanzar una bomba: inculpar a Mario Conca –y de paso a Carlos Heller- de conspirar para obtener beneficios en la millonaria venta del Canal del Fútbol, lo que deja a los actuales controladores de la U en una posición al menos difícil: son, al mismo tiempo, vendedores y oferentes del más millonario negocio de la historia del fútbol chileno. Además, claro, de los socios principales de la ANFP en estos momentos, en esas exquisitos casos de conflicto de interés que nuestros empresarios son tan ciegos para percibir y aceptar.

En ese delicado escenario policial, político y administrativo, todo hace sospechar que el caos, la sospecha y, eventualmente, la Justicia se instalarán en Quilín, lo que deja a Jorge Sampaoli en otra duda conceptual. ¿Seguirá la línea de Bielsa en la selección y se irá si Jadue debe dejar obligadamente su cargo (aunque en Marsella se hizo el ciego con los problemas judiciales de Vincent Labrune)? ¿O va a optar por el modelo de Pep Guardiola, que sigue inmutable mientras el entramado directivo del Bayern Munich y de los alemanes en general comienza a caerse a pedazos?

Si la crisis se instala por un rato largo (tenemos un ex presidente sancionado por la FIFA, al actual investigado por la Justicia y a los dirigentes rasguñándose por mil millones de dólares), ¿el paraíso construido en torno al increíble rendimiento de la Roja comenzará a desmoronarse?


Lo más visto en T13