Crédito: A. Uno
¿Y ahora no reclaman?

¿Y ahora no reclaman?

Les juro que gasté un día en vano para escribir esta columna esperando que se me pasara la indignación y jurando que habría una reacción, por mínima que fuera, tras el sorteo de la Copa Libertadores.

No puedo creer que la Confederación Sudamericana televisara, sin pudor alguno, ese homenaje patético, miserable e inexplicable a Nicolás Leoz, un dirigente que fue marginado de los cargos de jerarquía por corrupción y que es uno de los pocos a los que la FIFA quemó en la hoguera por coimero.

Con la genuflexión y el beneplácito de todas las Federaciones –la nuestra incluida, por supuesto- el fútbol sudamericano le rindió honores a él y a Julio Grondona echando por la borda, sin remedio, la pretendida brisa fresca que suponía el cambio generacional en el organismo.

"No puedo creer que la Confederación Sudamericana televisara, sin pudor alguno, ese homenaje patético, miserable e inexplicable a Nicolás Leoz"

Aclaro que no es culpa exclusiva de Sergio Jadue. Jamás un dirigente chileno ha sido capaz de dar un golpe de autoridad para evitar que esos carcamales (“viejos pastilleros” como los llamaba Reinaldo Sánchez) gozaran impunemente de su posición para realizar actor vergonzosos como los del sorteo, sin considerar –siquiera- que cantaron Alex Ubago y Carlos Baute.

Remarcado eso, lo de Colo Colo no tiene explicación. Los albos han reclamado este año por todo: por el calendario, por las programaciones, por la selección, por los arbitrajes, por las canchas y porque el campeonato está arreglado (el segundo, no el primero). Y cuando llega el sorteo para la Copa…los colocan en el bombo tres y no son capaces de alzar la voz.

Un equipo que fue campeón del torneo, que está entre los más populares del continente, que ya tiene asegurada su participación no puede –por más malas que sean sus campañas y la de los equipos chilenos en los últimos torneos- estar en el bombo tres, sin dejar sentado un reclamito al menos.

Su presidente –que asistió al evento- dijo que el grupo era duro y con razón. Por los rivales, pero sobre todo por los desplazamientos. Los albos tienen un equipo veterano que deberá afrontar dos torneos en el primer semestre, y adivinen cuál será la excusa.

"Un equipo que fue campeón del torneo, que está entre los más populares, que ya tiene asegurada su participación, no puede estar en el bombo tres sin dejar sentado un reclamito al menos."

Quizás no se atrevieron a alzar la voz porque habían gastado toda la pólvora en gallinazos. El pobre de Salah se tuvo que tragar toda la ceremonia para ver cómo, ante sus ojos, su institución iba a dar en el mismo bombo que Montevideo Wanderers, San José de Oruro y Libertad de Paraguay. Sin decir ni pío. Para eso mejor hubieran llevado a Barroso.

Postdata:  Tengo una razón más para estar engrifado, pero me la guardaré para el final del campeonato. ¿Pueden creer que en medio del debate por la violencia y la programación de los partidos finales del torneo, la ANFP no presentó cargos ni acusación contra San Carlos por las bombas de ruido en el partido ante Colo Colo ni por el Nelson Oyarzún, donde estuvo a punto de quedar una tragedia de proporciones bíblicas por la mala organización? ¿Pueden creer que para el fútbol no amerita siquiera una investigación lo acontecido en esos partidos? No reclamen ni pidan ayuda después.


Lo más visto en T13