Crédito: Agencia Uno
¡Yo soy tu padre!

¡Yo soy tu padre!

Ahora que Arturo Salah ya oficializó su candidatura a la presidencia de la ANFP, el círculo se ha cerrado. El ex jugador anunció que “el fútbol chileno vive la peor crisis de su historia” y que ha llegado, junto a su directorio, para hacerle frente.

"Deberá hacerse cargo de la principal crítica a sus cuatro décadas de carrera en el fútbol: los procesos no terminados."

Las contradicciones de su candidatura son evidentes, lo que convierte al debate que se viene en un ejercicio tremendamente interesante, desde mi punto de vista. La llegada de los “Patricios” a la testera de la industria representa un desafío enorme en busca de cambios, pero también en un acto de voluntad y tolerancia que deberán cumplir los 32 electores. Arturo Salah no comulga con gran parte de las políticas que se han diseñado en los últimos años para la actividad. Un ejemplo: le gustan los torneos largos y el calendario normal, todo lo contrario de lo que apoyaron los que ahora le han pedido que asuma. No quiere tantos extranjeros en los clubes y, por supuesto, no está de acuerdo con el INAF como ente formador de los entrenadores nacionales.

"Cuando Salah dice que vivimos la “peor crisis de la historia” debe hacer un mea culpa como gestor e impulsor del sistema de las sociedades anónimas deportivas"

Interesante, por ende, será conocer su programa para saber cuánto resignará en el afán de no ahuyentar a su electorado. Por otra parte, deberá hacerse cargo de la principal crítica a sus cuatro décadas de carrera en el fútbol: los procesos no terminados. No culminó su trabajo con la selección cuando llegó Ricardo Abumohor a Quilín, se fue a México cuando la U parecía encaminada a finalizar con 25 años de sequía, renunció antes de culminar su período como presidente de Blanco y Negro, se fue de Chiledeportes antes que terminara el Gobierno de Lagos, lo que parecen ser demasiadas renuncias en momentos claves o de tormenta. ¿Sería capaz de sostener con firmeza el timón en esta compleja travesía?

"Le gustan los torneos largos y el calendario normal, todo lo contrario de lo que apoyaron los que ahora le han pedido que asuma. No quiere tantos extranjeros en los clubes y, por supuesto, no está de acuerdo con el INAF como ente formador de los entrenadores nacionales."

Pero la más evidente de sus contradicciones es precisamente la que tiene relación con el estado actual del fútbol. Cuando Salah dice que vivimos la “peor crisis de la historia” debe hacer un mea culpa como gestor e impulsor del sistema de las sociedades anónimas deportivas, que venían a “profesionalizar” la actividad. Un perdón que ya pidió su jefe directo en ese Gobierno, el Ministro Francisco Vidal, quien sin dobleces señaló que se arrepentía de haberlas impulsado. Incapaces de controlar la violencia, con los estadios (construidos por el Estado) vacíos, con la codicia como norte, sin desarrollar políticas deportivas claras, ingnorantes totales de la corrupción campante en la que eran gobernadas y en el total descrédito público, han recurrido a uno de sus “mentores” para salir del pantano.

Por eso, si es que asume, lo primero que deberá hacer Arturo Salah es mirar a los que lo rodean y preguntarse cómo llegaron a “la peor crisis de la historia”.

De la candidatura del curicano Pablo Milad es poco lo que se puede decir. Su grupo es tan extraño e inescrutable que habrá que esperar a ver como decanta, sobre todo en el contrasentido de que Colo Colo esté en una lista opuesta de la que comanda…su ex presidente. El camino al 4 de enero será largo y sabroso. Que la Fuerza los acompañe.


Lo más visto en T13