América Latina y la importancia de las tres elecciones del 25 de octubre
Opinión

América Latina y la importancia de las tres elecciones del 25 de octubre

La primera vuelta de la elección presidencial argentina del 25 de octubre, puede ser el final de un ciclo de triunfos del oficialismo en América del Sur o el inicio de un proceso de cambio en la región. La tendencia a la permanencia de los oficialismos ha sido la norma en la región, desde que Lula ganó en Brasil en 2002.

El único país de la región que no ha sido así, es Perú, donde los últimos tres Presidentes (Toledo, García y Humala), terminan con fuerte desgate y sin poder sostener candidatos oficialistas con posibilidades. El ciclo económico ha pasado a ser menos favorable y en 2015, es la región del mundo que menos crece.

Pero en las cuatro elecciones presidenciales sudamericanas del año pasado (Brasil, Colombia, Uruguay y Bolivia), en todas ellas ganó el oficialismo de la tendencia que fuera, aunque en los tres primeros casos, un mes antes parecía que en la segunda vuelta ganaba la oposición. Si el candidato oficialista (Scioli), ganara en la primera vuelta del 25 de octubre o en la segunda del 22 de noviembre, ello implicaría un nuevo triunfo de la continuidad sobre el cambio y el Kirchnerismo,- más allá de las diferencias con su candidato,- gobernaría 16 años en Argentina.

Si ganara alguno de los candidatos opositores (Macri o Massa), ello implicaría que en el tercer electorado de América del Sur, se produce un cambio político, que puede anticipar uno regional. La debilidad de Dillma en Brasil y la posibilidad que el chavismo pierda las legislativas del 6 de diciembre, confirmarían esta tendencia de cambio. 

El mismo día, tiene lugar la segunda vuelta de la elección presidencial de Guatemala, donde de acuerdo a los sondeos, se impondría Jimmy Morales, un locutor de medios con popularidad. En los diez países latinoamericanos que están al norte del canal de Panamá, la situación política y económica es diferente a la de América del Sur. Esta región crece más, en razón de su mayor articulación con la economía de los EEUU, que se encuentra en recuperación. Pero políticamente, están ganando las oposiciones.

Tres años atrás, el PAN tras 12 años de gobierno fue derrotado por el PRI, que así recuperó el poder que había ejercido durante los 71 años previos. En Honduras, Panamá y Costa Rica, ha ganado la oposición con matices, mientras que en Nicaragua y El Salvador, lo ha hecho el oficialismo. Las denuncias de corrupción contra los gobiernos o ex gobiernos es un fenómeno generalizado, como el que está sucediendo en Brasil.

Guatemala ha sido el caso extremo, ya que la misma semana de la elección presidencial, el Presidente Otto Pérez Molina, fue procesado y detenido por un caso de corrupción, por el cual lo había sido también su Vicepresidenta. En este contexto, la crisis política ha sido capitalizada por un candidato "anti-política", conocido por su actuación en la televisión. Pero se trata de un hombre que ha tenido formación académica. Competirá con Sandra Torres, esposa de un ex Presidente, quien trata de presentarse como crítica de la política tradicional, desde una posición más reformista en lo social. La ventaja de Morales es importante y se impondría en la segunda vuelta.

"La primera vuelta de la elección presidencial argentina del 25 de octubre, puede ser el final de un ciclo de triunfos del oficialismo en América del Sur o el inicio de un proceso de cambio en la región"

También el 25 de octubre se realiza una elección legislativa importante en Colombia, donde el proceso de paz que negocia el Presidente Santos con las FARC ha entrado en una etapa crucial. Se elegirán gobernadores para los 32 departamentos, diputados para las asambleas departamentales, 1.099 alcaldes, concejales municipales y ediles de las juntas administradoras locales. En este tipo de elección, las fuerzas nacionales se debilitan en términos relativos y pueden surgir liderazgos locales independientes.

El gobierno del Presidente Juan Manuel Santos ha avanzado en el acuerdo de paz con las FARC, incluyendo un tema difícil, como los 25.000 desaparecidos en el país desde 1985. Su aspiración, es llegar a un acuerdo definitivo para marzo de 2016, cuando estará promediando su segundo mandato de cuatro años.

Pero el dato político más significativo de estas elecciones, está en si los candidatos críticos al acuerdo de paz con las FARC, que tienen como principal referente al ex Presidente Alvaro Uribe, obtienen o no un buen resultado. Cabe recordar que en las elecciones presidenciales del año pasado, el candidato que respondía al ex presidente (Zuloaga), quedó primero en la primera vuelta y luego fue derrotado por el Presidente Santos que así resultó reelecto en la segunda. Quizás la divisoria central en la política colombiana está entre Santos y Uribe y el tema central es el apoyo o el cuestionamiento al acuerdo de paz y esta elección será un test al respecto.

"En los diez países latinoamericanos que están al norte del canal de Panamá, la situación política y económica es diferente a la de América del Sur."

Estas tres elecciones latinoamericanas que tienen lugar el 25 de octubre, se realizan en un contexto donde las crisis políticas se agudizan en la región. La más importante por la magnitud del país y sus consecuencias políticas y económicas para la región es la de Brasil. La Presidenta Dilma Rousseff no ha  cumplido un año de mandato y hace meses que su aprobación se encuentra por debajo del 10% y la economía se encamina a caer 3% este año, la peor caída en un cuarto de siglo, sin perspectivas positivas para el 2016.  

Los pedidos de juicio político avanzan en el Congreso, pero sin posibilidad de concretarse en el corto plazo, tanto por falta de apoyo mayoritario en el Congreso por ahora y acciones judiciales que lo demoran. Diversas causas de corrupción involucran a los principales empresarios del país y a medio centenar de políticos relevantes alcanzando las investigaciones al ex Presidente Lula y al entorno de la actual Presidenta. Ella denuncia a la oposición por golpista, acusándola de intentar "un golpe a la paraguaya" como el que destituyó al ex Presidente Lugo.

"Estas tres elecciones tienen lugar en momentos de agudización de crisis políticas en América Latina, como las que tienen lugar en Brasil y Venezuela."

En Venezuela, el PBI caerá este año entre el 4 y el 5%, con inflación próxima al 100%. La represión de la oposición se endurece, con más procesos judiciales y detenciones. El 6 de diciembre se realizan elecciones legislativas, en las cuales el chavismo podría perder. Eso puede agudizar la crisis política en el país.

En conclusión: la elección presidencial argentina puede ser la confirmación de triunfos generalizados de los oficialismos en América del Sur o el inicio de un ciclo de renovación política en ella; en cambio en la segunda vuelta de la elección presidencial guatemalteca, está en juego la crisis de la política tradicional, por el impacto de la corrupción y el triunfo de un candidato anti-política; en la elección regional colombiana, en cambio se mide el apoyo a rechazo del acuerdo de paz con las FARC, que enfrenta políticamente al Presidente Santos con el ex Presidente Alvaro Uribe y estas tres elecciones tienen lugar en momentos de agudización de crisis políticas en América Latina, como las que tienen lugar en Brasil y Venezuela.


Lo más visto en T13