Crédito: Agencia Uno
Natalia Valdebenito
Opinión

Tercera jornada de Viña: La noche de Natalia

No estaba por cuarta vez sobre el escenario como Alejandro Sanz, no celebrara 30 años de carrera como lo hizo Luis Jara pero fue la gran protagonista de la jornada: una debutante Natalia Valdebenito.

Hace rato que los estudios nos vienen diciendo que la mujer chilena cambió, hace rato que venimos diciendo que la mujer chilena está empoderada pero no hay nada tan contundente como el retrato de una mujer chilena contemporánea que hizo Natalia Valdebenito anoche en el escenario de la Quinta Vergara. 

Porque lo hizo con gracia porque lo hizo con humor y porque cambió un poco el curso de las cosas, en término de lo que hemos visto en Viña del Mar respecto del humor: le volvió a abrir la puerta a las mujeres pero desde una perspectiva de mujer, desde una voz femenina y eso es muy interesante desde el punto de vista del contenido, pero también es muy interesante desde el punto de vista de la forma. 

Porque Natalia Valdebenito lo hace muy bien, es una extraordinaria comediante, maneja muy bien el relato, es una gran actriz y maneja el clima. Utiliza su rostro, desarrolla muy bien los personajes mientras va contando la historia y eso no sólo hace que uno se ría mucho, sino que también se asombre con el tremendo talento, con la innegable capacidad que tiene para mantener entretenida a una audiencia durante aproximadamente una hora.

Fue realmente notable lo que pasó anoche con Natalia Valdebenito y la gente obviamente así lo entendió. Y yo creo que entendió algo más que eso también entendió que el humor el Chile ha cambiado y que hay espacio y hay posibilidades para nuevas voces en este escenario que generalmente está reservado para los consagrados, para  los que tienen mucho recorrido en la televisión.

Natalia Valdebenito ha estado trabajando tal vez de manera más silenciosa pero consistente en sus espectáculos de stand up comedy y se ganó el espacio para estar aquí, lo aprovechó y ahora tendrá que cosechar.

Respecto de Alejandro Sanz, fue un espectáculo muy sólido. El crecimiento de este artista español es innegable. Lo que hizo anoche en la Quinta Vergara es una estación de su gira "Sirope" que tiene esta misma producción, que tiene estas mismas visuales, que tiene estos mismos extraordinarios músicos y no sólo refrenda un gran momento artístico. Un gran momento de composición también porque trajo temas nuevos de un nuevo disco sino que también refleja el momento de un artista que en el mundo de la música hispana se ha transformado en uno de los más importantes.

Javiera Mena se notó incómoda al cantar con Alejandro Sanz

De los españoles es uno de los más premiados en el mercado norteamericano y eso no es poca cosa. Además, Alejandro Sanz mantiene una dignidad artística muy interesante, es un tipo que no se desvanece en grandes discursos. En grandes alocuciones va haciendo que las canciones fluyan, se sucedan una tras otra. Y a esta altura teniendo grandes éxitos, eso resulta un poco más sencillo, más fácil de hacer pero también deja algún espacio para la sorpresa para subir algunas invitadas al escenario.

El caso de Javiera Mena es un comentario aparte. Lamentablemente no es una buena carta de presentación para lo que tiene que hacer ella con su espectáculo el fin de semana. No estaba bien preparada la versión de "Corazón partío" uno de los más grandes éxitos que todo el mundo quería escuchar y que lamentablemente se vio empañado por una versión mal ensayada o prácticamente sin ensayo y con una Javiera Mena vacilante, insegura y con algunos problemas de sonido, lo cual termina por hacer que su participación, que podía ser una bonita sorpresa, se haya transformado en un completo desastre.

Esto no opaca la presentación de Sanz que, insisto, fue un tipo muy sólido sobre el escenario y que mostró lo que está haciendo en España, lo que está haciendo en Europa , lo que está haciendo en el resto de Latinoamérica. En una estación que tiene una vinculación emocional importante para él como para casi todos los artistas hispanoamericanos.

Venir a Viña no es un asunto menor para este tipo de cantantes, venir a Viña es una forma de validar también una carrera internacional en el mundo de la música Latinoamericana.

Luis Jara
Luis Jara Agencia Uno

Finalmente Luis Jara se portó como un verdadero entretenedor, menos solemne y menos emotivo que en otras ocasiones, usando mucho humor y haciendo una rutina casi de stand up en algunos momentos, mostrando una calidad vocal que mejora con los años, una gran banda y un gran acompañamiento musical.

El show tuvo una estructuración muy acertada, en cuanto a la elección de las canciones y el orden en que las presentó. Pero tal vez con un exceso de autoreferencia y con la sensación de que estábamos asistiendo a un cumpleaños, donde Lucho Jara es un muy buen anfitrión, en donde por momentos atiende a sus invitados y los entretiene, pero que por momentos deja de lado que lo que tiene que brillar son sus canciones.

El episodio de la “Gaviota” que se autoentregó queda para el anecdotario de Viña  y para el anecdotario personal de Luis Jara y en sus actas incontables de sus participaciones en el Festival de Viña.


Lo más visto en T13