Crédito: A. Uno
¿A quién le sorprende la abstención?
Opinión

¿A quién le sorprende la abstención?

Este domingo se realizaron las primarias municipales legales, con una participación bajísima. El fenómeno de una alta abstención viene golpeando con fuerza en las últimas elecciones y se ve agravado en estas primarias. No sirven las excusas, pero este complejo escenario tiene múltiples factores que han aportado a este desolador cuadro.

Que la ciudadanía tiene una visión crítica y un malestar profundo con el funcionamiento de la política es, a estas alturas, un dato básico de análisis. Esto afecta negativamente la participación electoral sin duda, pero también es un error comparar el nivel de participación en primarias municipales con votación de elecciones generales, aunque ambas sean con voto voluntario.

Recordemos que en solo tres comunas de las más de 90 donde hubo primarias compitieron los dos grandes bloques políticos en forma simultánea y en los tres casos la participación fue mayor al del resto de las comunas.

Las nuevas reglas que limitaron la forma y la cantidad de campaña que pudieron hacer los candidatos también fue un elemento que desfavoreció que más personas fueran a votar. Una de las claves para que exista un voto informado es que las campañas hagan visibles a los distintos candidatos y a sus propuestas. Si las personas no los conocen, es muy difícil que se movilicen a votar por ellos.

El Servel está en deuda. Si el gobierno no ha tomado ninguna iniciativa que apunte a mejorar la participación, se espera del organismo especializado y responsable de las elecciones un mayor protagonismo en esta materia. Son muchas las herramientas pro participación que se pueden implementar: voto adelantado y voto por correo son solo dos de ellas, que se aplican en otros países con éxito.

Las campañas y los partidos celebran a sus candidatos ganadores y tienen derecho a hacerlo. La participación es un problema estructural y debe ser abordado por el sistema político en su conjunto, pero por ahora compiten con los electores que hay.

"El bien común reclama que asumamos el problema de la abstención como un elemento crítico y urgente de nuestra democracia"

El predominio de la UDI en la centroderecha sigue siendo fuerte: ganó la mayor cantidad de primarias y de votos, seguida de RN en un incómodo segundo lugar. En la Nueva Mayoría fue la Democracia Cristiana la que sigue siendo primera en términos relativos, porque la suma de la izquierda en todas sus versiones la deja reducida a un tercio y menos de los votos oficialistas.

Un elemento que sin duda motivará análisis en materia presidencial y parlamentaria, sobre las ventajas de seguir compitiendo en primarias versus la posibilidad de ir directamente con sus candidatos a la elección general o la primera vuelta.

¿A quién sorprende la bajísima participación? “A nadie”, debería ser la respuesta. ¿A quién le gusta esta baja participación? Esa respuesta enfrenta las calculadoras de los partidos y sus candidatos. El bien común reclama que asumamos el problema de la abstención como un elemento crítico y urgente de nuestra democracia.


Lo más visto en T13