Cómo llegan Macri y Scioli a la segunda vuelta
Opinión

Cómo llegan Macri y Scioli a la segunda vuelta

El debate del pasado domingo entre los dos candidatos presidenciales fue un paso importante en lo institucional, pero no altera la tendencia electoral favorable a Macri desde la primera vuelta. La segunda vuelta de la elección presidencial que tendrá lugar el domingo 22 de noviembre es la primera que se realiza (rigió en 2 elecciones a comienzos de los años setenta y en 6 desde la reforma constitucional de 1994).

Al mismo tiempo, es la primera vez que se realiza un debate de este tipo. El rating de la emisión superó los 50 puntos, algo también sin precedentes. Si bien los dos eludieron los ataques personales, fueron firmes e incisivos sin eludir las críticas respectivas. Los dos candidatos profundizaron sus estrategias sin modificarlas. Macri siguió con su idea de que es el cambio y Scioli con su campaña negativa de que en caso de ganar su adversario hará una gran devaluación y una suba de tarifas que bajará el salario real.

Acto de cierre de campaña de Daniel Scioli efectuado el jueves en la provincia de Buenos Aires. 

Pero esta estrategia impide al candidato oficialista diferenciarse del kirchnerismo, que es la condición necesaria para poder ganar. Es que para hacerlo necesita que voten por él quienes en la primera vuelta optaron por candidatos con posiciones fuertemente opositoras. En la estrategia del gobernador bonaerense, un resultado favorable en el debate iba a ser la oportunidad para revertir la tendencia negativa hacia él y no parece haberlo conseguido. Las encuestas que se conocieron inmediatamente después del debate mostraron que la mayoría de la opinión pública piensa que el candidato de Cambiemos ganó.

"Si bien los sondeos han sido en las últimas elecciones instrumentos limitados para anticipar resultados, es claro que la percepción generalizada -aun dentro del propio oficialismo- es que Macri se impondrá."

Se entró así en la última semana de campaña con la probabilidad de que Macri sea el candidato victorioso. De la decena de encuestas que se han conocido después de la primera vuelta del 25 de octubre sólo una lo da ganador a Scioli y fue realizada por la Universidad Nacional de San Martín, que ha llamado públicamente a sus profesores y alumnos a votar por el oficialista Frente para la Victoria (FPV).  Las demás lo dan ganador a Macri por diferencias que oscilan entre los 4 y los 12 puntos. Si bien los sondeos han sido en las últimas elecciones instrumentos limitados para anticipar resultados, es claro que la percepción generalizada -aun dentro del propio oficialismo- es que Macri se impondrá.

La campaña negativa de Scioli denunciando que en un gobierno de Cambiemos caerá el poder adquisitivo de los trabajadores puede estar teniendo algún éxito en sectores de la clase media baja, pero Scioli no logra superar la crisis política que afecta al oficialismo. El impopular Jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, sigue realizando declaraciones que complican al candidato. La dirigenta de las Madres de la Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, ha insultado a los jueces y con nombre y apellido al titular de la Suprema Corte. Un filósofo que apoya al Kirchnerismo (Feinmann) ha dicho que la gobernadora electa de Buenos Aires (Vidal) está "más para la trata de blancas" que para ejercer el cargo para el cual fue electa, mientras que un actor oficialista (Romano) ha dicho que un pobre votando por Macri es "como un judío votando por Hitler".

Por su parte el kirchnerismo, restándole menos de un mes de gobierno, sigue buscando retener poder y anticipa una dura oposición hacia el próximo gobierno. La Presidenta ya ha convocado al Congreso para que sesione el 25 de noviembre y el 2 de diciembre y siga aprobando proyectos del oficialismo para condicionar al futuro gobierno. En estas sesiones buscará aprobar en forma definitiva el proyecto que crea una comisión bicameral para investigar la actuación de los empresarios durante el gobierno militar; también aprobar ascensos en las Fuerzas Armadas, el Cuerpo Diplomático y más designaciones de jueces; la creación del régimen de juventudes que crea seis nuevos organismo cuya conducción piensa cubrir con militantes del movimiento oficialista La Cámpora; el régimen especial de jubilación para los científicos; la ley de acceso al habitat y otros proyectos.

"Si bien la campaña negativa del candidato del FPV puede tener cierto éxito en sectores de la clase media baja, su imposibilidad de alinear al kirchnerismo le impide aprovecharla. "

A ello se agrega que el Presidente de la Cámara de Diputados (Domínguez) intimó a la Auditoria General de la Nación para que ponga en funciones antes del 10 de diciembre a los dos nuevos auditores que ha designado el Congreso y que son de La Cámpora. La lucha entre los gobernadores y La Cámpora por el control de los bloques legislativos ya ha comenzado. Pero la protesta callejera ha irrumpido, con el kirchnerismo amenazando con incentivarla si el nuevo gobierno lo enfrenta. 

Pero desde el movimiento opositor Cambiemos se están impulsando acciones para neutralizar esta estrategia del oficialismo: logró que la justicia imputara al Presidente del Banco Central (Vanoli) en la causa originada en la denuncia de diputados de Cambiemos por el manejo del dólar futuro; también desde esta fuerza se insiste en pedir la renuncia de la Procuradora (Gils Carbó), quien es clave en la articulación del kirchnerismo para controlar la justicia; también impulsa la derogación del Código Procesal Penal que da más poder a los fiscales y en la provincia de Buenos Aires habría logrado evitar la designación de un centenar de jueces, fiscales y defensores públicos.

Mauricio Macri durante su acto de cierre de campaña. 

En conclusión: el debate entre Macri y Scioli ha sido un avance en lo institucional, pero no parece haber alterado la tendencia electoral a favor del primero que se evidencia desde la primera vuelta; si bien la campaña negativa del candidato del FPV puede tener cierto éxito en sectores de la clase media baja, su imposibilidad de alinear al kirchnerismo le impide aprovecharla; por su parte la Presidenta sigue presionando al Congreso para que le apruebe proyectos hasta el último día, al mismo tiempo que comienzan los conflictos en la calle para condicionar al futuro gobierno de Macri; Por último, desde Cambiemos se han iniciado acciones para desplazar a la Procuradora y al titular del Banco Central, pero será en la elección de las autoridades del Congreso donde se pondrá a prueba su poder político.

*Esta columna aparece en el Centro de Estudios Nueva Mayoría de Argentina.


Lo más visto en T13