Conclusiones tras el debate en Argentina: No modificará el resultado
Opinión

Conclusiones tras el debate en Argentina: No modificará el resultado

El efecto del debate televisivo entre los dos candidatos no pareció ser suficiente para alterar el efecto "ganador" que, a partir del resultado de la primera vuelta, se volcó a favor del opositor Mauricio Macri. 

En ninguno de los dos candidatos se registraron grandes sorpresas ni golpes de efectos inesperados, aunque tuvieron posiciones firmes y se criticaron, tanto en sus propuestas como en sus respectivas gestiones de ocho años gobernando los dos distritos más importantes del país. No eludieron críticas y por lo general, al recibirlas, no se enfrascaron en responderlas. El oficialista Daniel Scioli insistió con su estrategia de campaña negativa. Trataron de desarrollar guiones relativamente previsibles, pero con un tono quizás algo más firme de lo que podía esperarse. 

Macri, el candidato de Cambiemos actuó como alguien conciente de que está ganando y en consecuencia tenía que arriesgar poco, más bien buscar no perder lo alcanzado. Scioli, del FPV tenía que retomar su condición de ser la continuidad y el cambio al mismo tiempo que voceros del Kirchnerismo le impidieron en las últimas semanas. 

No parece que el resultado del debate le alcance a Scioli para neutralizar el efecto de las declaraciones que en los últimos días, desde su propio campo, hicieron Aníbal Fernández, José Pablo Feinmann, Gerardo Romano y Hebe de Bonafini entre otros, que inevitablemente vuelcan al electorado independiente en contra del candidato oficialista. 

Macri, por su parte, parece haber tenido éxito en no defraudar a sus votantes y al mismo tiempo no asustar a los indecisos, que quizás era el objetivo de Scioli. 

La realidad es que en este tipo de debates suele importar más la forma que el contenido. Es que al día siguiente se recuerda más la imagen física y la forma de expresión de un candidato antes que el contenido de su discurso. Desde este punto de vista, Macri posiblemente lució más sereno y menos tenso que su adversario. 

"La realidad es que en este tipo de debates suele importar más la forma que el contenido... Desde este punto de vista, Macri posiblemente lució más sereno y menos tenso que su adversario."

Pero si bien el debate no parece haber alterado sustancialmente la situación electoral, sí ha significado un avance institucional. No sólo porque se trata del primer debate entre dos candidatos que compiten en la segunda vuelta -también es el primer caso que se aplica ésta sobre las ocho elecciones en las cuales rigió en Argentina-, sino porque ha sido la única vez que gran parte de la población ha atendido a los candidatos desarrollando ideas, propuestas y objetivos. 

La cultura de la comunicación ha cambiado en los últimos años y es difícil que la gente escuche discursos. Escucha como lee: títulos y a lo sumo subtítulos. Ha sido la única oportunidad en la larga campaña electoral en la cual los votantes han estado concentrados en lo que dicen los candidatos -el alto nivel de audiencia del debate lo confirma-, aunque después recuerden más su imagen que sus palabras. 

Esta ha sido la gran contribución del debate: hacer que gran parte de los votantes se concentren durante algo más de una hora en lo que proponen hacer los candidatos, cuando menos de uno de cada veinte ha leído sus plataformas. 

Es por esta razón que si bien el debate no parece haber alterado sustancialmente la situación electoral, sí ha significado una importante mejora en la calidad democrática.

Esta columna aparece en el Centro de Estudios para la Nueva Mayoría. 


Lo más visto en T13