Crédito: ARCHIVO / AGENCIA UNO
Alberto Mayol, Giorgio Jackson y Beatriz Sánchez

Dos jóvenes lobos en una pequeña cocina: la disputa de Jackson y Mayol

¿De qué se trata todo esto?

De un cupo. De intentar llegar al Congreso por la vía de una candidatura con posibilidades reales. Es lo que pedía Mayol. La legitimidad de su demanda arranca del hecho que fue candidato presidencial de su coalición. Es decir, contribuyó con sus ideas y votos a la primaria del Frente Amplio. De ahí, su derecho a querer un cupo con posibilidad cierta de ser electo. Se dice que en ese distrito (el número 10 de 28) Jackson tiene votos por sí mismo. El sociólogo del “derrumbe del modelo” debe haber pensado que tenía los propios. Lo avalaba su reciente participación en primarias. Eso es.

"Se ha descubierto que el Frente Amplio tiene cocina. Fast food por ahora, pero la tiene"

¿Por qué RD se resiste?

Porque defiende su posición. RD realiza primarias parlamentarias y define ahí sus candidatos en conjunto con el Movimiento Autonomista, para ese territorio. Ya tiene candidatos en el distrito 10. Lo que ve es que Mayol se acerca. Huele a peligro, ni más ni menos, que en el feudo del líder. Y reacciona. RD es hegemónica en la mesa del FA y consigue vetar o bajar o censurar (algo así, aún no están de acuerdo en el nombre de lo que hicieron). Lo que sí hacen es conjurar el peligro. Pero Mayol es político y reacciona como tal abriendo las conversaciones. Se anticipa. Es un lobo. Nadie puede quejarse de ello, es en el mundo de la política donde están.

¿Qué más hay detrás?

Una disputa por el poder entre dos liderazgos de una coalición. Es cierto que de lado y lado se han puesto todo tipo de adornos al conflicto, pero se ha desnudado la lucha por el poder. Y es bueno que haya ocurrido. El Frente Amplio es una coalición política y como tal, tiene conflictos internos. Nada anormal hasta ahora. Lo que ocurre es que, en este caso, ha resuelto mal esos conflictos y le han generado costos de opinión pública importantes.

¿Por qué tanto alboroto?

Porque se ha descubierto que el Frente Amplio tiene cocina. Fast food por ahora, pero la tiene. Eso trae morbo. Sobre todo porque el Frente Amplio critica en varias ocasiones, con razón, aunque sin piedad las cocinas ajenas, que aunque grasientas y no del todo limpias, se dedican al mismo rubro (bajar candidatos, por ejemplo). Lo otro es que Mayol y Jackson son figuras mediáticas y emblemáticas de “las dos almas” del Frente Amplio, una que reivindica la izquierda “de siempre” (Mayol) y otra que reivindica un “nuevo espacio” (RD). Eso también es parte de la escena, aunque se verá aún en un tiempo más.


Lo más visto en T13