El conflicto de la transición
Opinión

El conflicto de la transición

El conflicto desatado en torno a la transición anticipa el tipo de oposición que intentará el kirchnerismo frente al nuevo gobierno. No hay precedentes de esta situación en la historia argentina, ni siquiera cuando se transfirió el poder de un gobierno de facto a otro constitucional.

Cristina Fernández pretendió que la transmisión del mando fuera más su despedida que el inicio del nuevo gobierno. A su vez, la decisión de Macri de recurrir a la Justicia puede no haber sido la más feliz. El director del Servicio de Inteligencia (Parrilli) dijo que esta acción judicial era un intento de “golpe de estado”, lo mismo que está diciendo la Procuradora General de Nación (Gils Carbó) frente a la pretensión de Macri de que renuncie.

El 9 de diciembre fue el último día de Cristina: a la tarde inaugurará un busto de Kirchner en la Casa de Gobierno, convocará a sus militantes dentro y fuera de la misma y les hablará por última vez como Presidente. Al mismo tiempo, el Senado tratará sus proyectos: creación de una empresa estatal de carbón para Santa Cruz con un capital de 5.000 millones de pesos, la convalidación de su DNU que extiende a todas las provincias el fallo de la Corte que devolvió a tres de ellas el 15% de retención de la coparticipación para el ANSES y el ascenso de diplomáticos y militares.

Pero también comenzará la acción de Macri para remover la estructura de poder que deja Cristina en áreas como el Banco Central, el AFSCA y el AFTIC en los medios y en la justicia a través de la Procuradora General de la Nación. El kirchnerismo tratará que cada acción en este campo sea una batalla de “resistencia”.

En conclusión, el conflicto en la transición entre Macri y Cristina anticipa el tipo de oposición que hará el kirchnerismo. La pregunta es hasta cuándo lo seguirá el peronismo.


Lo más visto en T13