Crédito: Agencia Uno
Lo que dicen y dejan de decir las encuestas

Lo que dicen y dejan de decir las encuestas

Más allá del poder predictivo de los resultados de las encuestas, estas son un reflejo de la sociedad actual y de su relación con la política. Vamos por parte:

En el mes previo a las encuestas, había una tensión creciente entre el senador Guillier y los partidos que lo respaldan en torno a la mayor o menor injerencia de éstos en la campaña. Por ejemplo: que durante meses no se hubiese constituido un comando, que las vocerías aparezcan como espontáneas o la distancia que el propio candidato pone respecto a los partidos. Las encuestas consolidan que la reafirmación constante, del candidato de la centroizquierda, respecto a su independencia de los partidos le está dando frutos en los sondeos. Lo que parece un problema para el mundo de la política, la ciudadanía lo convierte en una virtud.

Por otra parte, la irrupción de Beatriz Sánchez en las encuestas es un fenómeno que se confirma también en las redes sociales. En efecto, en espacios como Twitter, la periodista tiene una alta valoración. Sin embargo, a la hora de verla como presidenta de Chile este índice baja a menos que el margen de error en la encuesta del CEP. Y tanto Piñera como Guillier sacan ventaja de una mayor experiencia política, más bagaje comunicacional y el respaldo de coaliciones con experiencia de gobierno.

La Democracia Cristiana explicó su opción por el camino propio como un atributo de seriedad, consistencia e identidad y de la necesidad de representar al centro. Ninguna de estas razones ha sido respaldada por la ciudadanía a juzgar por los resultados conocidos. La opinión pública no ha premiado este camino y los encuestados que se identifican con el centro están en mayor cantidad con las candidaturas de Piñera, Guillier y Ossandón que con la representante de la DC. 

Desde el otro lado Sebatián Piñera conserva el liderato en ambas encuestas, pero también confirma un estancamiento largo. La serie de escándalos que lo han involucrado parecen no afectarle en su apoyo, pero le impide crecer. Esto es especialmente así en la Región Metropolitana, que representa al 40% del electorado del país, donde Guillier le gana y Ossandón lo alcanza en las primarias de su sector. Tanto el candidato como su entorno, han tenido que salir a contener el clima de triunfalismo que se había apoderado de Chile Vamos antes de conocer estas cifras.

Lo que ocurre, entonces, con las candidaturas, también pasa con los temas de la campaña. Si bien es cierto las encuestas reafirman como temas importantes los ya habituales de educación, salud y delincuencia, hay otros que aparecen más bajos pero que serán claves en la contienda porque constituyen clivajes fuertes. Estos son los referidos a pensiones, nueva constitución y migrantes. La polarización entre la defensa del actual sistema y la demanda callejera de no más AFP; la distinta apreciación respecto de si los migrantes son un aporte o un problema para el país y la continuidad o dilución del proceso constituyente que inició Bachelet, son opciones de un debate abierto que enfrentará a los candidatos y pondrá en juego sus opciones de acceder a la presidencia del país.


Lo más visto en T13