Crédito: A. Uno
La Haya
Opinión

Los alcances del fallo de La Haya

El Fallo de la Corte Internacional de Justicia respecto a la objeción preliminar de Chile es de dulce y de agraz.

Efectivamente la Corte no acogió el planteamiento chileno y se manifestó mayoritariamente a favor de continuar con el caso; pero redujo sustantivamente la controversia. En la práctica el juicio deberá abocarse al análisis de la obligación de Chile de negociar, pero sin establecer un resultado predeterminado, como puede ser una cesión territorial.

Efectivamente el fallo no es el que se hubiera querido, pero hay que ser realistas. Desde el comienzo se tuvo conciencia de que Chile presentaba este recurso como una fase más del proceso y de que existían claras probabilidades de que la Corte se declara competente y continuara con el Juicio.

Ahora Chile debe presentar su contra memoria y seguir con el proceso en los plazos que determine la Corte, pero es claro que aquí las mayores dificultades las enfrenta Bolivia, que debe argumentar y dar sustento real al planteamiento de que los dichos y los actos de las autoridades chilenas han generado obligaciones.

Al anunciar la demanda el propio Presidente Evo Morales argumentó que esta tenía dos contenidos: uno jurídico y uno emotivo. Esto último permite entender las reacciones de la ciudadanía y políticos en La Paz. No obstante, es necesario leer más allá de los triunfalismos y profundizar en los contenidos de los discursos.

A partir se inicia una nueva etapa y es en La Haya dónde finalmente tanto Bolivia como Chile deberán continuar una ruta que recién se inicia.


Lo más visto en T13