Perspectivas para América Latina en 2016
Opinión

Perspectivas para América Latina en 2016

La mayoría de los analistas anticipan un 2016 en el cual los precios de las materias primas seguirán siendo bajos y ello no plantea un escenario económico favorable para América Latina. Los precios del petróleo no mejorarán sustancialmente y en mayor o menor medida lo mismo sucederá con el resto de las materias primas. Ello afecta la soja que exportan Brasil y Argentina, el petróleo de México, Venezuela y Ecuador, y los minerales de Perú, Bolivia y Chile, para dar sólo algunos ejemplos.

Las proyecciones de la economía de Brasil dicen que en 2016 volvería a caer cerca de 3%; Argentina tendría un año próximo al crecimiento 0, al tener que sincerar los problemas que dejó a Macri su antecesora; aunque hubiese un cambio político en Venezuela, el crecimiento promedio seguramente daría negativo. Previendo este escenario, Chile ha adoptado medidas para atenuar los efectos de la caída del precio del cobre.

Pero puede preverse una América Latina de "dos velocidades" en términos de  crecimiento. México, América Central y el Caribe tendrán crecimiento bajo aunque positivo, en línea con lo que suceda con la economía estadounidense.

Como ejemplo, la economía mexicana seguirá afectada por los precios bajos del petróleo, pero también será estimulada por su industria automotriz, ensamblada con la estadounidense. En cambio, América del Sur puede volver a tener crecimiento negativo -aunque Chile, Perú, Colombia y Bolivia lo tengan positivo pero bajo-  y lo que suceda con Brasil y Venezuela será decisivo para ello. La otra visión de las "dos velocidades" es una Alianza del Pacífico que crecerá más dada su mayor inserción económica con el Asia y su grado de apertura más alto, mientras que el Mercosur crecerá menos, con económicas menos insertadas globalmente y más influidas por las crisis de Brasil y Venezuela. La brusca caída de la bolsa china al comenzar el año, anticipa que la economía global no será fácil para la región.

En el año que se inicia, la estabilidad político-institucional de Brasil y Venezuela quizás sea el interrogante central de la región. Concretamente, la pregunta es si Dilma Rousseff logrará mantenerse en el poder en 2016, dada la critica situación político-económica que enfrenta al tener todavía tres años de gobierno por delante.

En el caso de Venezuela, la cuestión es si Nicolás Maduro, con tres años de gobierno par delante y una crítica situación económica, puede sobrevivir a una Asamblea en la cual la oposición alcanza los dos tercios de acuerdo con el resultado electoral del 6 de diciembre. El juicio político es la amenaza concreta para Dilma y el referéndum revocatorio que puede poner en marcha el Congreso con dos tercios es la de Maduro. Lo paradójico es que tanto Dilma como la oposición venezolana recurrirán al mismo argumento: denunciar un "golpe de estado judicial". Para el oficialismo brasileño, el Congreso y la Justicia se están combinando para desestabilizarla; para la oposición venezolana en cambio es el Ejecutivo, en combinación con un Poder Judicial adicto, lo que amenaza su autonomía.

"En el año que se inicia, la estabilidad político-institucional de Brasil y Venezuela quizás sea el interrogante central de la región."

Un eventual desplazamiento de ambos presidentes confirmaría el giro de la región hacia el centro o centroderecha que se ha iniciado en América del Sur con el triunfo de Macri en Argentina y la oposición en Venezuela en las legislativas a fines de 2015. En Argentina, el gobierno de Macri no tiene mayoría en ninguna de las dos cámaras y la justicia es un ámbito que ha tenido un lugar importante en las decisiones políticas, con lo cual la relación entre los poderes es un tema a observar.

En cuanto al proceso político-electoral, hay sólo dos elecciones presidenciales y un referéndum. El cronograma electoral comienza en febrero con el referéndum que se realiza en Bolivia para confirmar la reforma constitucional que le permitirá a Evo tener un cuarto mandato consecutivo y gobernar hasta 2024.

Sin obstáculos aparentes a la visita, algunos sondeos dicen que tendría dificultades para obtener la mayoría. En abril tiene lugar la elección presidencial en Perú. El Presidente Humala llega debilitado, pero ha lanzado una fórmula novedosa integrada por un militar retirado nacionalista y una izquierdista que fue Alcalde de Lima.

Frente a ella, Keiko Fujimori está primera en los sondeos y busca moderar su imagen tomando distancia de su padre. En mayo se realiza la elección presidencial en República Dominicana. Pero hay predefiniciones electorales que irán tomando forma durante 2016. Ecuador tiene elección presidencial en 2017 y el Presidente Correa, que logró imponer una reforma constitucional con reelección indefinida, ha dicho que no se presentará, dado que de votarse hoy podría perder. Pero ello puede cambiar durante el año próximo. La elección presidencial en Chile también es en 2017 y las candidaturas tanto en el oficialismo como en la oposición se irán definiendo durante el año próximo.

"Puede preverse una América Latina de "dos velocidades" en términos de crecimiento. México, América Central y el Caribe tendrán crecimiento bajo aunque positivo."

Si bien México recién tiene elecciones presidenciales en 2018, la lucha por la sucesión será un tema central en 2016. El candidato del ala más dura de la izquierda (López Obrador) ha dicho que será nuevamente candidato a la Presidencia y hay quienes no descartan el surgimiento de candidatos independientes. Mientras en América del Sur está planteada la posibilidad de un giro hacia el centro o el centroderecha, ello no es tan claro en México, América Central y el Caribe, donde crecen fenómenos "anti-política" y avanzan procesos judiciales por corrupción contra presidentes y ex presidentes.

La elección presidencial en los EE.UU. será un tema a observar desde la región, así como el creciente rol de China, la evolución del acuerdo EE.UU.-Cuba y la negociación de Colombia con las FARC. Barack Obama no podrá prestar demasiada atención a la región en 2016, que será el último de sus ocho años de gobierno. La elección será en noviembre, pero meses antes se definirán las primarias.

Donald Trump aleja cada vez más el voto hispano de los republicanos, pero ello podría cambiar si finalmente se impone alguno de los precandidatos republicanos de esta minoría (Rubio y Cruz). Hillary seguirá siendo la candidata preferida de los hispanos, mientras que Obama continuará con sus frustrados intentos de dar solución al problema de los migrantes ilegales.

"La elección presidencial en los EE.UU. será un tema a observar desde la región, así como el creciente rol de China, la evolución del acuerdo EE.UU.-Cuba y la negociación de Colombia con las FARC."

La presencia de China en la región seguirá siendo un dato relevante, sobre todo en América del Sur, aunque su demanda de materias primas disminuya tanto por cantidad como por precio. En la relación con Cuba, Obama continuará con sus intentos de terminar con el bloqueo, pero la mayoría republicana en las dos cámaras puede impedirlo. Apoyará la negociación de Colombia con las FARC, que podría finalizar exitosamente en 2016. El Papa también apoya ambos procesos y en febrero visitará México, el país con más católicos del mundo después de Brasil.

En conclusión: la baja en el precio de las materias primas seguirá afectando el crecimiento de América Latina y en particular de América del Sur, la que puede volver a ser la región del mundo que menos crezca; la permanencia en el poder de Dilma en Brasil y Maduro en Venezuela será la gran pregunta política para la región en 2016 y la interrupción de sus gobiernos puede profundizar el giro hacia el centro; en el año que se inicia solo habrá elecciones presidenciales en Perú y República Dominicana, pero habrán predefiniciones en Bolivia, Ecuador, Chile y México, con elecciones en 2017 y 2018 y la relación de EE.UU. con la región estará influida por la campaña electoral estadounidense, China seguirá siendo relevante en América del Sur y seguirá la recomposición entre Washington y la Habana.

*Esta columna aparece publicada en el Centro de Estudios para la Nueva Mayoría de Buenos Aires, Argentina.


Lo más visto en T13