¿Qué pasará con las relaciones de Argentina con Brasil tras las elecciones?
Opinión

¿Qué pasará con las relaciones de Argentina con Brasil tras las elecciones?

Para la Argentina, las tres relaciones exteriores más importantes son EE.UU., China y Brasil. La primera sigue siendo la potencia más importante del mundo -aunque ya no la única- y las relaciones en comercio e inversiones continúan siendo relevantes. China es una nueva relación que incluye el comercio, las inversiones y la tecnología. Brasil es el país más importante de América Latina: es la mitad de América del Sur en población, territorio y PIB y tiene vocación de ser actor global, pero además la proximidad geográfica, la historia y la cultura dan a esta relación un significado y alcance especial para Argentina. Desde esta perspectiva, supera las de EE.UU. y China.

Durante el primer gobierno de Dilma Rousseff, que coincide con diferencia de un año con el segundo de Cristina Fernández, la relación bilateral se deterioró por tres razones:

-La primera fue que Argentina aplicó restricciones unilaterales al comercio que complicaron el funcionamiento del Mercosur.

-La segunda se debió a la caída del precio de las materias primas, que implicó condiciones adversas para ambos países y el freno de sus respectivos crecimientos (ello, sumado a las restricciones que impuso Argentina, acentuó las dificultades en la relación comercial bilateral).

-La tercera razón es política: la Argentina en el segundo mandato de Cristina optó por buscar una alianza estratégica con China y Rusia, avanzando en acuerdos en materia satelital y nuclear y otorgando a las inversiones chinas unas ventajas que nunca dio a las de Brasil. A su vez en la región, mientras se enfriaba la relación con Brasil, Argentina se acercó más a Venezuela. Es así como en la última asamblea de Naciones Unidas, la Presidenta argentina se reunió sólo con dos Presidentes del mundo: los de China y Venezuela.

Si Mauricio Macri gana la elección presidencial argentina puede anticiparse que la relación bilateral mejorará. Su equipo ha señalado que Brasilia será la primera visita al exterior que va a realizar, aunque tanto Lula como Dilma Rousseff hayan apoyado la campaña electoral de su adversario. Las restricciones al comercio van a suspenderse, ya sea total o parcialmente. Al mismo tiempo, la alianza con China y Rusia va a abandonarse como eje de la política exterior argentina y a ellas se sumarán EE.UU., la UE y Brasil. Estas últimas tres relaciones serían revitalizadas.

Pero también pueden surgir problemas políticos en el ámbito del Mercosur por la crisis política de Venezuela, frente a la cual Brasilia y Buenos Aires pueden tener posiciones diferentes. Las relaciones con Chile, Uruguay y Paraguay, que también se han deteriorado, posiblemente mejorarán.

En caso de ganar Scioli, no tiene un enfoque de política exterior demasiado diferente al de Macri. Piensa también en mejorar las relaciones con Brasil. EE.UU., y la UE, sin por ello anular las establecidas con China y Rusia en la última etapa del gobierno de Cristina Kirchner. Pero seguramente tendría menor libertad de acción que Macri para innovar, dado que Scioli tendría que compartir el gobierno con el kirchnerismo, como se puso de manifiesto durante la campaña electoral.

*Esta columna aparece en el Centro de Estudios Nueva Mayoría de Argentina.


Lo más visto en T13