Un nuevo escenario en la elección presidencial peruana
Opinión

Un nuevo escenario en la elección presidencial peruana

El fallo de la autoridad peruana que dejó fuera de carrera este miércoles a Julio Guzmán y César Acuña se hizo aplicando la ley vigente. Sin embargo, la decisión, a un mes de la elección presidencial del 10 de abril, es polémica.

Nunca, con tan poco tiempo antes de los comicios, se había retirado a dos candidatos presidenciales y menos a uno con posibilidades de triunfo como Julio Guzmán. Todo esto enrarece el ambiente de la campaña y ha generado un malestar y reacciones políticas. Sin embargo, nadie habla de una decisión prevaricadora o contraria al derecho.

Durante los últimos meses, ha ocurrido que la ley electoral fue estableciendo requisitos estrictos y sanciones más fuertes frente a ciertos incumplimientos y eso es lo que se falló el miércoles. 

En el caso de Guzmán, existió en las últimas semanas un clamor para que la autoridad electoral, que ya había fallado en contra de él por una falta administrativa y de democracia interna, interpretara en un sentido más extensivo y aplicara el derecho a participar. Sin embargo, el tribunal ha preferido plegarse a la letra de la ley y no hacer una interpretación.

Guzmán podría presentar un recurso extraordinario, pero es frente a los mismos magistrados que han fallado en contra y opera cuando ha habido una falla procesal, lo cual no es el caso. El calendario electoral es muy apretado y todo se ha conjugado de tal forma que, para Julio Guzmán y sus seguidores, es muy difícil salir adelante. 

La sociedad peruana está conmocionada con esta decisión y se tomará unos días para procesar este malestar y generar una reacción. Como Guzmán y Acuña representaban estilos distintos, una novedad con respecto a los políticos más trajinados, ese nivel de simpatía podría ir hacia otros candidatos con perfil similar y nuevos en la actividad política, con ideas distintas a postulantes como Alan García y Keiko Fujimori. 

Así, se abre la posibilidad para candidatos como Alfredo Barnechea o Verónika Mendoza o en última instancia Pedro Pablo Kuczinsky, que en 2011 representó la novedad pero que es el menos contaminado de política tradicional entre los que quedan en el camino. 

Es complicado tratar de anticipar quién pasará con Keiko Fujimori a la segunda vuelta, ya que lo usual es que en marzo se mueva mucho la intención de voto. A principios de marzo de 2006, Lourdes Flores lideraba las encuestas y no pasó a segunda vuelta. En 2011, Toledo encabezaba los sondeos un mes antes y después no pasó a la segunda vuelta. Y ahora puede haber cambio de tendencias, pero no podemos medirlo aún hoy o mañana, ya que los que se sienten perjudicados con esta decisión deben aún meditar para optar por otros candidatos. 


Lo más visto en T13