Crédito: AP
Los personajes y series del año
Opinión

Los personajes y series del año

Si los espectadores de series por estos días tienen algo de qué quejarse es de un exceso de opciones. En un panorama donde la televisión y otras plataformas demandan cada vez más contenido y de variopintas vocaciones, realmente no hay quién de abasto para ver todo lo bueno que la industria tiene que ofrecer.

Pero al final del año, con la raya para la suma y la resta trazada, se puede hacer, al menos, un intento por recopilar a las series y personajes que más destacaron.

Ahí, en primer lugar, está el Oberyn Martell de Pedro Pascal en Game of Thrones (HBO). En una serie más que consolidada entre lo mejor de la oferta actual, y con un elenco extenso y talentoso, las perspectivas para destacar no eran las mejores.

"Desde el primer momento que estuvo en pantalla -y después en cada minuto que la ocupó-, el rol de Pascal se robó la serie (Game of Thrones)."

Pero desde el primer momento que estuvo en pantalla -y después en cada minuto que la ocupó-, el rol de Pascal se robó la serie. Claro que Oberyn no sólo se convirtió en el personaje que definió una de las mejores temporadas del programa, llena de momentos memorables como el discurso de Tyrion (Peter Dinklage), sino que en una muestra de que la buena salud de la serie está bien aspectada.

Porque la historia sigue ampliando su universo basado en los libros de George R.R. Martin, y es importante que sus creadores hayan demostrado buen oficio y ojo para añadir protagonistas icónicos, que se sumen a los que ya se han establecido.

Aunque fue sobrevalorada y finalmente decepcionó en casi todos sus facetas, True Detective (HBO) también se inscribió entre lo más llamativo del año. Porque de la mano de sus libretos que mezclaban filosofía barata, toques esotéricos y un enrevesado misterio de un asesino en serie, el programa trajo de vuelta el sentido de comunidad y discusión que no se veía desde los tiempos de Lost.

Igual que con la serie sobre el accidente aéreo, el programa protagonizado por Matthew McConaughey generó teorías, debates y conversaciones que multiplicaron su impacto más allá de lo que se veía todas las semanas en pantalla, y también enriquecieron la experiencia de sentarse a verla.

"Aunque fue sobrevalorada y finalmente decepcionó en casi todos sus facetas, True Detective (HBO) también se inscribió entre lo más llamativo del año"

En la categoría de lo mejor del año, hubo tres series que dejaron su marca, cada una en su estilo. Así, The Good Wife (Studio Universal, Netflix) se despachó sus mejores capítulos hasta la fecha. Con arrojo y mano firme, el programa hizo cambios clave en su elenco, redefinió sus fundamentos y siguió dejando claro que se puede lograr excelencia sin ser pretencioso ni caer en la grandilocuencia, mezclando casos legales de la semana con profundos conflictos femeninos actuales.

La segunda temporada de Hannibal (AXN), por su parte, también se convirtió en un lujo. Construyendo sobre la base de su magnífico primer ciclo que renovó el mito de Hannibal Lecter, el programa se lanzó con un segundo año original, que profundizó en las personalidades de sus personajes y  su puesta en escena de gran belleza. Y además agregó un elemento de ambigüedad sicológica y de motivaciones que resultó profundamente fascinante.

Mucho más naturalista y menos acontecida, pero igualmente excelente fue la segunda temporada de Rectify. El programa de Sundance Channel se centra en la historia de un hombre inocente liberado tras 18 años condenado a pena de muerte. Con una dirección de fotografía hermosa y un repertorio donde los silencios y la contemplación comunican todo lo necesario y más, se armó una historia emocionante, profunda que no necesitó de grandes acontecimientos para convencer.


Lo más visto en T13