Crédito: BBC Two
The Honourable Woman: Reconocimiento merecido
Opinión

The Honourable Woman: Reconocimiento merecido

“Demasiada buena televisión” es una queja que a estas alturas se está convirtiendo en lugar común. Porque, hay que reconocerlo, es difícil mantenerse al día con todos los programas que valen la pena y que están en pantalla por estos días.

Por eso no extraña que una serie como The Honourable Woman, que en otros años habría arrasado con premios, crítica y comentarios, en 2014 pasara relativamente inadvertida.

Los Globos de Oro le dieron parte de lo que se merece hace dos semanas, cuando premiaron a Maggie Gyllenhaal como mejor actriz de miniserie por su rol protagónico en la producción. Pero más allá de eso, el programa quedó destinado al espectador realmente esforzado para mantenerse al día.

Pero en esta época de verano, donde hay más tiempo y menos estrenos en el cable, vale la pena revisitar este lujo televisivo, aprovechando que está disponible en DVD en Amazon y en la tienda Fílmico (Paseo Las Palmas, Local 018, metro Los Leones).

"The Honourable Woman no sólo se trata de imágenes hermosas, sino que también llenas de significado, la verdadera encarnación de eso de “mostrar, no decir”"

The Honourable Woman es una serie con grandes ambiciones, tanto estéticas como discursivas. Y su más grato lujo es que las cumple con holgura. Desde los primeros planos que se ven en pantalla, queda claro que aquí se está en presencia de otra liga. No sólo se trata de imágenes hermosas, sino que también llenas de significado, la verdadera encarnación de eso de “mostrar, no decir”.

La temática de la miniserie de ocho episodios no se queda atrás. Por un lado está la historia misma: un cuento con toques de intriga internacional sobre una poderosa mujer de negocios judía que quiere pavimentar el camino para la paz con Palestina.

Ella tiene un pasado traumático, la oposición de distintas fuerzas interesadas, y, encima de todo, debe intentar encontrar al hijo de su mejor amiga, que fue secuestrado por una banda que está conectada con los más profundos secretos que guarda. Eso ya basta para atraer, pero su ejecución sólo aumenta su excelencia.

Así, el guión se toma su tiempo, va revelando poco a poco las piezas que irán aclarando el puzzle, sin en ningún momento subestimar la capacidad del espectador de seguir las pistas e ir armando la película poco a poco. Lejos de los golpes de efecto vacíos, cada movimiento se nota deliberado y medido, ajustado para contar de mejor manera el cuento.

"El guión se toma su tiempo, va revelando poco a poco las piezas que irán aclarando el puzzle, sin en ningún momento subestimar la capacidad del espectador"

Más allá de la superficie están las temáticas que aparecen en la segunda y tercera lectura. Ahí está la contingencia, cuando se introduce en la violenta relación entre Israel y Palestina, y la compleja madeja geopolítica que se urde a su alrededor. Pero también están problemáticas más íntimas.

Nessa (Gyllenhaal) no ha quedado indemne al haberse metido en medio de una situación tan horrorosa y The Honourable Woman se sumerge sin miedos en las consecuencias de sus traumas, en lo que se está dispuesto a pagar por los ideales, en los horrores que las personas pueden sobrevivir y en lo que cuesta hacerlo.

Es verdad, el tiempo no siempre alcanza para ver toda la buena televisión. Pero en este caso, vale más que la pena buscarlo y encontrarlo.


Lo más visto en T13