Caso Nabila: el fin de “los fallos no se comentan”
Semanal

Caso Nabila: el fin de “los fallos no se comentan”

Carlos Correa
Carlos Correa

Ingeniero Civil Industrial, MBA. Académico UDP y consultor en Opinión Pública.

Hasta el juicio al victimario de Nabila Rifo, cuando la Corte Suprema dictaba un fallo sobre un tema polémico se terminaban las reyertas. El Gobierno, cuando dicho resultado no le favorecía, hacía que el vocero de turno arqueara las cejas y dijera la frase que se hizo famosa: “los fallos no se comentan”.

"En el caso del juicio sobre Nabila Rifo, se abre un mundo nuevo e insospechado."

Posteriormente a ello, el correspondiente dictamen de la Corte Suprema reconfiguraba en muchos casos la naturaleza de las cosas. Había algo de polémica en los medios, pero en el mediano plazo, la sociedad se adecuaba a esta nueva realidad y los supremos ministros se retiraban tranquilos a su mundo de leyes, después de haber hecho el correspondiente 'Supremazo'.

"Lograr que dicho fallo de primera instancia quedara ratificado era un logro necesario para el Gobierno, por lo que simboliza la propia víctima"

En el caso del juicio sobre Nabila Rifo, se abre un mundo nuevo e insospechado. No sólo por Arturo Vidal sumándose a muchos indignados por la convicción mayoritaria de la sala penal de la Corte Suprema que el victimario no tuvo intención de matarla, sino porque es el fin de la doctrina que primó durante toda la democracia que los fallos no se comentaban.

La Ministra Claudia Pascual, aunque recalcó que el victimario iba a seguir en la cárcel por un buen tiempo, cruzó ligeramente la línea de antaño y dijo que, aunque respetaba el fallo, le dificultaba pensar que no haya tenido la intención de asesinarla, haciendo referencia que la había abandonado completamente desvalida.

El jefe jurídico del Ministerio del Interior, llegó más lejos y planteó que “esto es homicidio frustrado, aquí y en la quebrada del ají” dejando claro que el Gobierno derechamente entraría a comentar el corazón de la doctrina jurídica que está en el fallo. Dado el perfil del abogado del Ministerio y sus redes políticas, es difícil pensar que su frase no contó con la venia de sus superiores.

Aunque la Corte Suprema ha guardado silencio hasta ahora ante esta andanada, no dejó indiferente a los ministros tal frase que poco tiempo atrás habría sido considerada una intromisión grosera en otro poder del Estado. Es probable que el impacto interno que debe tener la increíble filtración previa de este fallo al diario La Tercera los tenga inmovilizados comunicacionalmente.

¿Cuál es la razón del cambio de criterio abrupto y que el gGbierno no haya pagado costos por ello? Desde el punto de vista comunicacional, al Gobierno no le queda más remedio que correr el riesgo y cruzar la línea de la respetabilidad al Poder Judicial. El tema Nabila Rifo no solamente se había convertido en un símbolo del mayor impacto que tiene para la sociedad la violencia intrafamiliar contra las mujeres, sino que el propio Gobierno se había involucrado en lograr la sanción más dura posible contra el agresor.

Al terminar el juicio, la propia Presidenta de la República celebró el fallo que prácticamente encerraba por vida al culpable de su martirio y la imagen del abrazo acogedor pareció un recuerdo de lo mejor de Bachelet en su habilidad única en empatizar con el dolor.

Lograr que dicho fallo de primera instancia quedara ratificado era un logro necesario para el Gobierno, por lo que simboliza la propia víctima; mujer, madre soltera, de una región extrema y pobre y también porque permitía reactivar una agenda de género que no ha tenido la misma velocidad que antaño. Y como supuso bien quien pensó atravesar esa línea invisible, nadie salió a replicarle al gobierno respecto a intromisiones en el Poder Judicial.

Se le viene el invierno comunicacional a la Corte Suprema. ¿Cómo manejará otros muchos casos difíciles que llegarán a su escritorio con toda la opinión pública encima y los gobiernos dispuestos a comentar los fallos si no les gustan? ¿Qué explicación habrá ante la filtración a La Tercera del fallo previo?  Será muy difícil pensar que dentro del tribunal no hay un cisma mayor acerca de este caso. Tendrán una ardua tarea en cuidar la respetabilidad que se habían hecho lentamente dejando atrás el desprestigio que tenían en los primeros años de democracia.