El enfriamiento global de la centroizquierda
Foto: A. Uno
Opinión
Carlos Correa Carlos Correa
Académico y consultor en Opinión Pública

El enfriamiento global de la centroizquierda

Durante el período de toma de muestra de la CEP, los candidatos de izquierda se centraron en calentar la elección, instalando que en realidad lo que se decidía era si Piñera iba a ser Presidente nuevamente. Esa estrategia de calentamiento fracasó completamente, según los números de la CEP. Pese a todo tipo de documentos, argumentaciones, memes, monedas y cuanta arma hubo disponible, Piñera no perdió nada en su posición de ventaja.

Probablemente el dato más doloroso para la estrategia de la centroizquierda contra Piñera es que encabeza ampliamente la lista de quienes manejarían mejor la educación. Precisamente este fue el tema que más dolores de cabeza le provocó durante su gobierno y es el caballo de batalla del antipiñerismo. Parecía que la gratuidad era un buen argumento para hacerle caer y la CEP sepultó también esa ilusión.

"Un 60% de las personas no conversan nunca de política en sus propias familias, lo que es un indicador del bajo interés por votar"

Es probable que la no existencia de una ley de educación superior que garantice este derecho ha hecho perder la paciencia a los ciudadanos que prefieren el efectismo de Piñera ante que la ideologización del acceso a la educación superior. También la larga lista de imágenes de apoderados de clase media esperando en la noche para obtener una matrícula influye en el deseo de un cambio de signo. El Ministerio de Educación no ha explicado bien cuál es el origen de tal comportamiento y la centroizquierda parece no tener empatía alguna ante las familias de clase media que pasan la noche a la intemperie para asegurarle una buena educación a sus hijos.

Por otro lado, la elección sigue siendo muy fría y ningún debate ha concitado el interés de la opinión pública. Un 60% de las personas no conversan nunca de política en sus propias familias, lo que es un indicador del bajo interés por votar. Probablemente la participación será menor que las estimaciones de votantes probables que hacen las encuestas. Este ambiente glacial favorece a Piñera que tiene ya a sus votantes convencidos. La alta abstención será un fracaso no solo para la izquierda, sino para el propio gobierno que saldrá en una democracia desprestigiada. En el gobierno tomaron nota y por ello lanzaron una campaña que lleve más votantes a las urnas.

"A diferencia de Trump, Piñera no necesita provocar a sus opositores para que hablen de él. Increíblemente lo hacen solos, sin provocación alguna"

Y sin duda en este ambiente el guillierismo volvió a cometer un error, pese a que no tiene tiempo para ello: intentar polarizar la campaña por el rechazo a la figura de Piñera. Es cierto que el ex Presidente no es querido, pero aparece mucho más práctico y efectista que todos sus contendores, y al esforzarse sus opositores en atacarlo, logra que la campaña trate sobre él. Esto inhibe mucho más a quienes podrían ir a votar por la izquierda, pues más Piñera en los medios, aumenta la sensación de triunfo de éste. Por ello se ha vuelto tan dispar la diferencia entre quienes piensan que el candidato de ChileVamos va a ganar y quienes efectivamente quieren votar por él.

A diferencia de Trump, Piñera no necesita provocar a sus opositores para que hablen de él. Increíblemente lo hacen solos, sin provocación alguna. El hecho que tantos meses de ataques no haya hecho mella en su intención de voto, tampoco hace reflexionar a la centroizquierda respecto a la futilidad de la estrategia. El único riesgo para Piñera sigue siendo José Antonio Kast, a quien lo perjudicó su bajo nivel de conocimiento, pero su audacia de estos días puede cambiar la situación y colocarle dilemas en la segunda vuelta.

Punto aparte merece Carolina Goic. Si hay una víctima del enfriamiento global que tiene el clima electoral es la candidata DC. Su estrategia difícil de decodificar por las personas comunes y corrientes, su ausencia de temas que galvanicen al electorado y su franja televisiva que busca emular a las películas del movimiento Dogma, se convertirán en un referente de estudio para la comunicación política sobre lo que no se debe hacer en una campaña presidencial.

El ambiente frío tendrá consecuencias en las elecciones parlamentarias y en el propio legado de la Presidenta. La foto de Bachelet devolviéndole la franja presidencial a Piñera va a provocar en el mundo el mismo asombro que la eliminación de la selección de fútbol. Será difícil de explicar cómo una Presidenta símbolo del progresismo y admirada en todas partes termina devolviéndole el gobierno a la misma derecha que derrotó.