El Marianazo
Foto: Agencia UNO
Opinión
Carlos Correa Carlos Correa
Académico y consultor en Opinión Pública

El Marianazo

Punzante como siempre, Mariana Aylwin en una entrevista radial dijo este jueves que se sentía más cerca de la postura de Chile Vamos, que la de la Nueva Mayoría. Una persona con la larga trayectoria que tiene y la agudeza que se gasta claramente previó las consecuencias de su frase y con ello, generó un problema más a la identidad de la DC.

Aunque algunos vieron una maniobra para quedar en lista corta para los ministeriables de Piñera, explicación muy simple para el talento político de Mariana. Está fresca en la memoria la participación de Ravinet como ministro de Piñera y su lamentable fin, con una larga lista de desencuentros profundos con el resto del gobierno y en especial con el segundo piso de la Moneda.

La jugada de Mariana Aylwin va por otro lado. Los resultados parlamentarios de la DC la dejaron muy aislada en la ecuación interna. Su sector Progresismo con Progreso no posee redes entre los nuevos senadores de la DC y tampoco en la junta nacional tiene gran peso. Por su propia historia y redes familiares es imposible para el partido de la falange expulsarla. Por tanto, su única estrategia es diferenciarse a como dé lugar de la izquierda derrotada.

"La jugada de Mariana apuesta a colocar a la DC como bisagra y así desarmar la estrategia de los nuevos senadores como Yasna Provoste o Ximena Rincón de construir un bloque de oposición"

Para lo que queda de mesa directiva, la declaración la inmoviliza. Por ello optaron por mostrarle la puerta de salida, en una declaración que recalca el poco poder de Mariana en los organismos internos. Su declaración, textualmente plantea que “si algún camarada estima que las definiciones que nos rigen no corresponden debe sincerar su posición y someterse a la democracia interna o tomar el camino que su recto sentir (sic) le indique”. El poco poder de quienes dirigen a la DC muestra que ni siquiera tienen capacidad para cerrar este conflicto.

Los recientes resultados dejaron a la DC como el partido más golpeado de la Nueva Mayoría. No tiene a diferencia del resto de los partidos, un relato épico al cual aferrarse, pues las diferencias con la Moneda y con la candidatura de Guillier los hace perdedores con un discurso que no les pertenece. Por otro lado, es un partido que será tentado constantemente por la Moneda, debido a que el futuro oficialismo no tiene mayoría en ninguna de las dos cámaras.

Con el PC o el Frente Amplio será difícil para el gobierno poder construir acuerdos y el mundo de la socialdemocracia tiene todavía un largo camino por recorrer para determinar cuál será su destino. Por ello la jugada de Mariana apuesta a colocar a la DC como bisagra y así desarmar la estrategia de los nuevos senadores como Yasna Provoste o Ximena Rincón de construir un bloque de oposición.

"La izquierdización de la futura oposición puede ayudar a Mariana"

En un escenario de nuevas elecciones internas, con la disidencia muy distanciada de Carolina Goic y además una buena cantidad de funcionarios públicos DC tratando de adaptarse a los tiempos mejores, el grupo Progresismo con Progreso puede efectivamente mejorar su posición interna. Ya no tienen nada que perder.

Lo ayudará la larga sangría que atraviesa la izquierda que no logra entender por qué perdió, y sin duda la fuerza gravitacional del Frente Amplio que hará que muchos se encanten y giren sus agendas hacia allá, como ya lo está haciendo el PC. La izquierdización de la futura oposición puede ayudar a Mariana.

Pero alabar tanto a la derecha es una jugada excesiva que puede terminar mal. La DC a pie aunque pueda sentirse muy poco identificada con el giro a la izquierda que tomó el comando para complacer al Frente Amplio, tampoco tiene una comunión cultural con Piñera. El Progresismo con Progreso, pese a su influencia en los medios y en la discusión pública no tiene raigambre en las bases. Y tanto amor repentino a Chile Vamos no es un buen slogan para construirla.