Piñera reconoce aporte de Ricardo Lagos luego de la bajada de su candidatura
Opinión
Carlos Correa Carlos Correa
Académico y consultor en Opinión Pública

El sorpresivo y valioso regalo de Lagos a Piñera

El ex Presidente Lagos, después del “idus de marzo” vivido en el Comité Central del PS, había decidido retirarse de la contienda política. De sus palabras o gestos no salió señal alguna que mostrara con cuál de los dos candidatos de su coalición se abanderizaría. Solo alguna nota periodística que hablaba de un sentimiento de haber sido traicionado por la actual directiva del PS y nada más.

Este silencio desató la puja por hacerse de sus ideas y de su legado. Aunque su apoyo en las encuestas era exiguo, el timbre de seriedad y moderación que exhibía su candidatura parecía un buen timbre para los tiempos extraños que corren en la política. Así, buscando ese maná, Carolina Goic se hizo varias veces retratar con personas del entorno lejano de Lagos.

"Lagos salió a respaldar la idea de Piñera, ignorando todas las otras señales de los candidatos presidenciales de lo que queda de Nueva Mayoría"

Por otro lado, Guillier fue cuidadoso en las formas con Lagos. Privilegió incluir en su comando a personas que en la contienda previa apoyaron al ex presidente, y para no ofenderlo ha marcado distancias con quienes Lagos considera los mayores culpables de la traición. Pese a los costos que varios dirigentes socialistas han pagado por apoyarlo, bajando tres socialistas incluyendo al ex Presidente, el senador por Antofagasta ha sido pragmático. Quiere también a Lagos cerca y no en la vereda de al frente.

Pese a todos estos gestos de amor, desde su retiro, Lagos no ha contestado. Tampoco ha guardado silencio, pues ha alzado la voz para criticar la salida de EEUU del acuerdo de París y retomó su agenda internacional con una reunión con ex presidentes.

Sumándose a la oleada de candidatos a hacerse del patrimonio de Lagos, Piñera, ex presidente devenido en candidato, propuso un plan de transportes para Santiago que implica liquidar el modelo actual y diseñar una red que tenga como columna vertebral el metro. Ese es probablemente uno de los mayores sueños de Lagos y durante el gobierno de Piñera no caminaron las señales en ese sentido.

"En el olvido quedarán las cenas de Goic con el laguismo o las señales de Guillier corriendo de la foto a quienes el ex presidente desprecia"

Pero sorpresivamente y por primera vez refiriéndose directamente a un candidato presidencial, el ex Presidente Lagos salió a respaldar la idea de Piñera, ignorando todas las otras señales de los candidatos presidenciales de lo que queda de Nueva Mayoría. En el olvido quedarán las cenas de Goic con lo que el presidente del PPD llamó el ala mercantilista del laguismo o las señales de Guillier corriendo de la foto a quienes el ex presidente desprecia por considerarlos culpables de su caída.

Las interpretaciones del hecho histórico que Lagos haga tal gesto para Piñera van a ser de todo calibre. Algunos dirán que es una expresión de su dolor con su coalición, en especial con el candidato Alejandro Guillier, quien se impuso sobre él en una votación del comité central del PS y que va segundo en las encuestas.

"El principal perjudicado de esta bendición laguista a Piñera -Alejandro Guillier- tiene más bien que preocuparse por su ausencia en los medios"

No va a faltar quien sospeche un reordenamiento de lo que se llamó la democracia de los acuerdos, en especial quienes han ganado en este ambiente crispado que tiene confundida y escéptica a la ciudadanía, reflexionarán sobre el hecho que el único personaje de la transición que queda en contienda es el ex Presidente Piñera. Los agitadores de la plaza imaginarán contertulios secretos con capuchas de personajes del Codigo da Vinci donde Mapus, Concertas y DC Martínez se juntarían a tramar el triunfo de Piñera.

Pero la reflexión más interesante, es que a diferencia del estilo exagerado y ansioso de Piñera, salvo una respuesta agradecida, no hiciera mayor exhibición pública del valioso tweet de agradecimiento. No va con el estilo de Piñera, que muestra este tipo de papelitos hasta el cansancio, e incluso los enmarca y regala.

Es probable que Piñera esté ahora más preocupado de la arremetida popular de Ossandon en la primaria y el efecto Cura de Catapilco que puede provocar el eficientismo compulsivo de Kast. Por otro lado, el principal perjudicado de esta bendición laguista a Piñera, Alejandro Guillier, tiene más bien que preocuparse por su ausencia en los medios, que puede llevar a Beatriz Sanchez a disputarle el segundo lugar y con ello hacerse del ticket a segunda vuelta.

Pero en segunda vuelta las cosas son distintas. Como muestran todos los sondeos que se han publicado, en segunda vuelta, Piñera no es tan competitivo como parece. Allí será otra campaña y en ese momento el gesto de Lagos en las redes sociales valdrá muchísimo.