El Bullying por el  Bono
Opinión
Jorge Schaulsohn B Jorge Schaulsohn B
Abogado

El Bullying por el Bono

En Chile es muy común que los gobiernos ofrezcan incentivos para el retiro anticipado de funcionarios públicos de planta que gozan de inamovilidad. Es una forma de dar tiraje a la chimenea, incorporar gente  más  joven o simplemente prescindir de puestos que realmente ya no son necesarios. Así se hizo con los profesores, gendarmes, funcionarios de diversos ministerios y reparticiones. Los bonos implican un gasto del presupuesto por lo tanto requieren de una ley requieren de ley. En el caso de los funcionarios del Ministerio de Salud  es la Ley 20.921 de 7 de Junio de 2016 que beneficia a 22.000 funcionarios hasta el año 2024. La ley establece un conjunto de requisitos, entre ellos que debe ser un funcionario de planta o a contrata. La razón para otorgar estos bonos no es conferir un privilegio a los funcionarios sino “empujarlos” a jubilarse pese a que sus ingresos sufrirán una merma considerable por las bajas pensiones; entonces se les da una suma por única vez para paliar las consecuencias adversas económicas del retiro. A la larga al Estado le sale más barato pagar el bono que mantener unos funcionarios prescindibles por años.

No es lo habitual que los Ministros de Estado sean funcionarios de carrea del ministerio que les toca encabezar. La regla es que son personas traídas  desde fuera y, en algunos casos, ni siquiera tienen la profesión del gremio. Así hemos tenido economistas en Salud (Carlos Massad) , abogados en Obras Públicas (Lagos)  y empresarios en Relaciones Exteriores(Moreno)

Por eso la Ministra de Salud Carmen Castillo es una excepción pues es funcionaria de larga data del Ministerio de Salud. Entre 1985 y 2013 fue  Directora del Consultorio de San Felipe, Sub Directora de Hospital, Directora de atención  Primaria, Sub Directora de Salud de San Felipe,  Directora Medico Servicio de salud de Aconcagua y Ministra de Salud. De modo que reúne todos los requisitos exigidos por la ley para optar al beneficio que fue aprobado por casi la unanimidad del Congreso. Ella podría continuar como funcionaria pública porque el haber sido ministra no la hace perder su condición de tal y si escoge el retiro anticipado ¿por qué habría de ser “éticamente reprensible”, como han dicho algunos que acceda a un beneficio al que tiene perfecto derecho?

"Ella podría continuar como funcionaria pública porque el haber sido ministra no la hace perder su condición de tal y si escoge el retiro anticipado ¿por qué habría de ser “éticamente reprensible”, como han dicho algunos que acceda a un beneficio al que tiene perfecto derecho?"

Pero en el mundo de los periodistas militantes, inmersos en la competencia brutal por descubrir-o inventar si es necesario-el escándalo del día la verdad no tiene ninguna importancia. Menos aún la tiene para las redes sociales que repiten como papagayos lo que escucharon en la radio, agregando adjetivos descalificativos  de su propia cosecha fermentados en la total ignorancia sobre el tema. He leído a tuiteros furiosos y opinologos indignados porque “una inepta” recibiría el bono; sin darse cuenta que, muchas veces (no es el caso de la Ministra Castillo) justamente se trata de  sacar ineptos que gozan de inamovilidad de la administración para reemplazarlos, se supone, por gente competente.

Una vez desatado el Bullying no hay quien lo pare. Me atrevo a asegurar que casi ninguno de los franco tiradores que se han participado en este asunto se ha dado la molestia de leer la ley; que lo que acabo de publicar en esta columna sobre la trayectoria de la Ministra  les era (y seguirá siendo) totalmente desconocido. Y lo que es más triste, tampoco les interesa interiorizarse de los hechos que puedan interponerse en su cruzada de asesinato de imagen. Hay que prepararse para los chistes sobre el bono de la ministra de salud que de seguro adornaran  las rutinas de humoristas nerviosos y ansiosos de recibir aplausos.

Estoy cien por ciento a favor de la más total, absoluta e irrestricta libertad de expresión y prensa; creo que protege a los ciudadanos y los medios dándoles  incluso el derecho de mentir y ofender. Como dijo el Padre Hurtado sobre la caridad mi lema es libertad de prensa y expresión hasta que duela.

Me gusta vivir en un país democrático donde reina la total  libertad de expresión. Me alegro que no existan leyes que  sancionen a los medios por faltar a la verdad como las que impulsó Rafael Correa en Ecuador, Maduro en Venezuela y en las que está pensando Donald Trump. Y es justamente por eso que pienso que es importante rechazar el bullying y la cultura del circo romano de la que muchos profitan bajo el manto de estar defendiendo a los ciudadanos  de los abusos de los poderosos. Es una pena que las autoridades se hayan sometido al byllying y no hayan tenido la entereza de defender lo que es justo. Ceder solo aumenta el apetito de los Torquemada.  En todo caso, hoy pueden  cantar victoria porque  la “falsa cristiana” ardió en la pira y renuncio a su bono.