Crédito: Agencia Uno
¿Votan los migrantes?

¿Votan los migrantes?

Dado los bajos niveles de participación electoral registrados en los últimos comicios locales donde sólo votó el 35% del padrón, ha surgido un debate en torno al voto migrante como factor decisivo.

Suele argumentarse que el voto migrante podría definir elecciones estrechas y que, por tanto, los migrantes podrían transformarse en verdaderas clientelas de alcaldes ávidos en mejorar sus chances de re-elección. Sin embargo, poco sabemos respecto de las tasas de participación de los migrantes y, mucho menos, de sus posturas ideológicas. Para avanzar en esta discusión muestro algunos datos de un estudio de opinión pública realizado por la Universidad de Talca en agosto de 2016. Se entrevistaron 316 migrantes que, en ese entonces, habitaban las comunas de Estación Central, Recoleta, Santiago e Independencia. El mecanismo de muestro es no probabilístico y, por tanto, no lleva error muestral asociado. Las cifras, considerando aquello, deben ser analizadas con cautela y sin ánimo de hacerlas extensivas al resto de la población migrante que habita en Chile. De hecho, la muestra no incluye comunas de los segmentos más acomodados de la población donde también existe población migrante.

Antes de entrar directamente a los datos del estudio, muestro una tabla comparativa construida con información oficial del Institute for Democracy and Electoral Assistance (IDEA) donde figuran los países latinoamericanos en función de dos dimensiones. Primero, si el país permite que los ciudadanos nacionales voten desde el extranjero. Segundo, si permite que los migrantes voten en elecciones nacionales. Se observa que, exceptuando Uruguay, todos los países de la región permiten que sus compatriotas voten desde el extranjero. Chile ha ingresado recientemente en este grupo.

En las elecciones presidenciales de noviembre debutará el voto de los nacionales desde el exterior. Respecto a la segunda dimensión el panorama es variopinto. En Centroamérica y México no se admite el voto para migrantes, mientras que en el resto de la región  la institucionalidad va desde permitir la participación de migrantes en todas las elecciones, hasta restringirla sólo a determinados comicios. También hay variaciones en las exigencias para votar. En algunos países los migrantes deben llevar 5 años de residencia, mientras que en otros se exigen sólo 2 años.

 

Tabla 1. Voto de nacionales en el extranjero y voto de los migrantes en América Latina

País

Voto ciudadanos en el extranjero

Voto migrantes en el país

¿En qué elecciones pueden votar los migrantes?

Colombia

Elecciones y consultas municipales y distritales. Exige acreditar residencia continua por 5 años.

Brasil

Solo ciudadanos portugueses en cualquier elección (acuerdo de reciprocidad).

Perú

Elecciones municipales. Exige residencia legal por dos años.

Argentina

Elecciones provinciales y municipales, solo en las provincias de Buenos Aires y Santa Fe

Venezuela

Elecciones parroquiales, municipales y estatales. Exige residencia por al menos 10 años

República Dominicana

No

 

Honduras

No

 

Ecuador

Elecciones provinciales, municipales y parroquiales. Exige acreditar residencia legal por 5 años

México

No

 

Panamá

No

 

Bolivia

Elecciones municipales. Exige acreditar residencia legal por dos años

Paraguay

Elecciones municipales. Exige residencia definitiva

Costa Rica

No

 

El Salvador

No

 

Chile

Todas las elecciones. Exige residencia por cinco años

Uruguay

No

Todas las elecciones. Exige residencia por cinco años

Fuente: Elaboración propia con datos de www.idea.int


Los datos de la encuesta realizada por la Universidad de Talca muestran que la predisposición a votar de los migrantes en los comicios locales de octubre de 2016 fue de 34.2%, cifra cercana al promedio nacional registrado para esas elecciones. Por cierto, es muy probable que los migrantes- al igual que los nacionales- sobredeclaren su intención de ir a votar, por lo que esta cifra debiese ser leída como techo y no como piso de participación.

Luego, sólo un 29.5% de los migrantes encuestados conocía los requisitos para ir a votar, mientras que un 18% sabía quién era el alcalde de su comuna. Estas cifras nos permiten aventurar ciertas hipótesis en torno a la conducta electoral de los migrantes. Si los porcentajes de conocimiento respecto a los requisitos para votar y el nombre de las autoridades locales promedian cerca del 25%, es probable que la cifra declarada como predisposición a votar esté muy por sobre la conducta electoral real. Es decir, que esa participación pueda estar, incluso, por debajo de los dos dígitos.

Profundizando en la evidencia, la predisposición a votar no se distribuye de manera aleatoria según años de residencia. Así, los migrantes que llevan 13 años o más duplican a quienes tienen 12 años o menos de residencia en términos de predisposición a participar. Adicionalmente, esa predisposición es mayor en quienes tienen un contrato indefinido de trabajo y en quienes tienen una red de chilenos como parte de su círculo de conocidos. La participación electoral de los migrantes, por tanto, no respondería solamente a las eventuales estrategias movilizadoras de los alcaldes en ejercicio, sino que también a la magnitud y densidad de las redes de chilenos en las que se desenvuelven. Los bajos niveles de información sobre los requisitos para votar y el exiguo conocimiento de las autoridades locales podrían responder a las características socioeconómicas de los entrevistados que forman parte de la muestra. Presumiblemente, los migrantes de mayores ingresos también tengan mayores niveles de predisposición a votar.

En un contexto de voto voluntario la participación de pequeñas minorías organizadas puede definir una elección. Sin embargo, esta participación se bloquea cuando existen bajos niveles de conocimiento sobre la institucionalidad y las autoridades. Por tanto, antes de preguntarse si los migrantes pueden llevar al poder a un determinado candidato, parece prudente estudiar dimensiones previas que retratan el real interés de los migrantes por ingresar a la arena político-electoral.  

 


Lo más visto en T13