Crédito: Agencia Uno
Guerra Sucia

Guerra Sucia

Hace muchos años que no se escuchaba en Chile la expresión vende patria, para referirse a un adversario en política. Pero ocurrió esta semana, gatillada por un par de medios que “denunciaron” que una empresa del ex Presidente Sebastián Piñera había comprado acciones de una pesquera peruana mientras la Corte Internacional de la Haya conocía del litigio limítrofe entre Chile y Perú, siendo él Presidente de la República. Según se afirmaba, Piñera se habría beneficiado del fallo favorable a Perú y contrario a los intereses de Chile.

"La insinuación que hay detrás de esta “denuncia” es grave porque afectaría la honorabilidad de Piñera al sugerir que puso su interés personal por sobre el de Chile"

Piñera ha respondido que la empresa Bancard, que manejaba diversas inversiones en el exterior no incluidas en el fideicomiso ciego que él voluntariamente constituyó, habría tomado esta decisión, entre cientos de decisiones de inversión, sin su conocimiento y de acuerdo a las facultades que los Directores y Ejecutivos de esa sociedad tenían, ya que él estaba dedicado a labores de gobierno.

La insinuación que hay detrás de esta “denuncia” es grave porque afectaría la honorabilidad de Piñera al sugerir que puso su interés personal por sobre el de Chile. Cuando una persona decente hace una acusación de ese tipo debe estar muy seguro e interiorizarse en el detalle de cómo opera una empresa de inversiones como Bancard antes de insinuar algo tan grave.

"Delirante, propio de mentes enfermas que han dejado de lado cualquier escrúpulo para intentar impedir que, una vez más, Sebastián Piñera gane las elecciones presidenciales"

Nada de ello se hizo. No se dijo que ésta era una de cientos de inversiones, que representaba menos del 0,5% del total, que una empresa con el patrimonio de Bancard debe invertir periódicamente cientos de millones de dólares, que el modelo de administración de Bancard comprendía fundamentalmente inversiones de las llamadas pasivas, o de portfolio, en que no se interviene en la gestión de la empresa. Que la empresa no tiene actividad en la zona del litigio, sino en el norte del Perú, por lo cual es completamente falso que se haya beneficiado del fallo.

Pero queda por demostrar la parte más inverosímil de la acusación y que incluso motiva que los diputados de siempre hayan solicitado la formación de una Comisión Investigadora de la Cámara de Diputados: ¿Cómo Piñera podría haber actuado para influenciar un fallo que beneficiara a esta empresa y perjudicara a Chile?

"¿Cómo Piñera podría haber actuado para influenciar un fallo que beneficiara a esta empresa y perjudicara a Chile?"

Porque las Comisiones Investigadoras revisan las actuaciones de funcionarios públicos. ¿Tendría esta Comisión que citar a Alberto Van Klaveren, Agente Chileno ante La Haya o a la coagente, María Teresa Infante, para preguntarles si Piñera les dio instrucciones conducentes a que Chile perdiera el juicio? ¿Es creíble que ellos, Van Klaveren es ex Subsecretario de Relaciones Exteriores de la Concertación, siguieran esas instrucciones? ¿Cómo podrían haberlas ejecutado, logrado la complicidad de los destacados juristas extranjeros que defendieron a Chile y conseguido que los jueces fallaran de una forma que “beneficiara” a la empresa aludida?

Delirante, propio de mentes enfermas que han dejado de lado cualquier escrúpulo para intentar impedir que, una vez más, Sebastián Piñera gane las elecciones presidenciales y les impida, aunque sea por unos años, seguir disfrutando del botín en que se ha transformado la administración pública.

Hay mucha irresponsabilidad entre los políticos al tratar estos temas. Algunos dicen estar recién enterándose que no todo el patrimonio de Piñera estaba en un fideicomiso ciego, en circunstancias que eso es de público conocimiento desde hace mucho tiempo. Otros dicen que esto es lo más grave que ha pasado en Chile; la ignorancia puede disculpar muchas frases de ese estilo, pero ¿habrá un límite? Hasta MEO ha rasgado vestiduras, ¿el diablo vendiendo cruces?

Por último, hay quienes simplemente alegan que es incompatible ser un empresario exitoso y ser Presidente, porque hay conflictos de interés. ¿Acaso la historia de políticos que se han enriquecido en el poder en nuestro continente no les dice algo?

La Cámara de Diputados no aprobó la formación de la comisión pese a que la Nueva Mayoría tenía los votos para ello. No sabemos si fue por vergüenza o ineptitud.

La guerra sucia ha comenzado, cada cual tomará en ella la posición que más acomode a su valía.

 


Lo más visto en T13