Crédito: Agencia Uno
Codelco

Nuevo modelo II: más ideas, menos cobre

Cuando a mediados de los años setenta, Chile decidió que el motor de su modelo de desarrollo económico iba a ser la apertura comercial al resto del mundo, optamos por dedicarnos a hacer aquellas cosas para las que teníamos ventajas (por ejemplo, la minería del cobre) y abandonar las actividades donde no (como producir autos o pilas).

Este fue sin dudas un proceso traumático: industrias enteras de nuestra economía desaparecieron bajo la competencia de importaciones más baratas y de mejor calidad, a las cuales no podían hacer frente sin la protección de los altos aranceles, cuotas y otros mecanismos de protección. Fue una dolorosa transición, pero el resultado final fue que por un lado los consumidores chilenos pudieron acceder a más y mejores bienes a precios más baratos, y que las empresas se vieron obligadas a competir de igual a igual con sus pares extranjeras. Como resultado, se hicieron más competitivas, más productivas y décadas después iniciaron una internacionalización sin precedentes.

Sin embargo, a este modelo le ha faltado algo para ser más sustentable en el tiempo. Durante las primeras décadas de apertura comercial, las ganancias de productividad fueron enormes. Chile descubrió que podía ser un buen competidor internacional en materias en las que hasta entonces había sido un simple amateur, como el vino y la industria agroalimenticia. Cientos de miles de hectáreas se hicieron productivas, pisciculturas se desarrollaron en el sur, etc. Pero hoy se hace mucho más difícil seguir explotando esas industrias; para qué hablar de las más tradicionales, como la minería del cobre.

"Ya no se trata de movilizar sectores enteros de la economía desde una industria a otra, sino de agregar valor en forma sustantiva en aquellas donde nos hemos destacado en el contexto global"

El desafío ahora es distinto. Ya no se trata de movilizar sectores enteros de la economía desde una industria a otra, sino de agregar valor en forma sustantiva en aquellas donde nos hemos destacado en el contexto global. Esto no se trata de abandonar los sectores donde tenemos ventajas, ni de empezar a dirigir la economía hacia una industrialización forzada. Ya no estamos en el siglo XX, sino en el siglo de las ideas. Sólo la adición de buenas ideas sobre los productos y mercados en los que durante los últimos treinta años hemos sacado ventaja, nos entregará el “segundo impulso” que el modelo necesita para dar el salto definitivo al desarrollo.

Porque Chile no puede seguir dependiendo del ciclo del precio de las materias primas, como el resto de la región. No puede nuestra economía, inversión o creación de empleo estar tan fuera de nuestro control. Debemos aprender de lo que otros países similares al nuestro han hecho, e impulsar una economía de las ideas. Esta no es una tarea exclusiva del Estado, ni de las empresas o del mundo académico. Es un proyecto país, que entregará resultados si somos capaces de invertir en forma consistente sin desviarnos por presiones de grupos de interés, asumiendo pérdidas de corto plazo, rompiendo lugares de confort y diseñando políticas institucionales que mantengan firme el timón durante décadas.

"No puede nuestra economía, inversión o creación de empleo estar tan fuera de nuestro control. Debemos aprender de lo que otros países similares al nuestro han hecho, e impulsar una economía de las ideas"

Sólo así podremos dejar de ser un exportador solamente de bienes, y pasar a ser proveedores de servicios y de ideas para el resto de la región y del mundo. Pasar por ejemplo a entregar y exportar los mejores servicios de infraestructura portuaria para una América Latina que necesita acceder al Pacífico, entregar los mejores servicios de telecomunicaciones, de seguros y servicios financieros, etc.

Esto no es imposible, es totalmente factible y debiera marcar la agenda de nuestra política económica en los años venideros, como única forma de volver a retomar y no perder nuevamente, la senda de crecimiento y desarrollo que Chile necesita.


Lo más visto en T13