Anuncio constitucional y pirotecnia electoral
Foto: Agencia Uno
Opinión
Gonzalo Müller Gonzalo Müller
Analista político

Anuncio constitucional y pirotecnia electoral

Cumplir, aunque sea en lo formal, parece ser la idea que domina en el gobierno al anunciar que después de la primera vuelta se enviaría al Congreso un proyecto que fije un mecanismo para tratar de dar por cumplida otra de las grandes promesas de campaña de la Presidenta Bachelet: Una nueva Constitución Política para Chile.

En lo que ya es un verdadero modus operandi, el gobierno ya había dicho que durante su gobierno no habría nueva Constitución, y que sería el próximo Congreso Nacional quien determinaría el mecanismo. Eso, sí sólo si, el actual Congreso aprueba por dos tercios, mayoría que no tiene el Gobierno, una reforma constitucional sobre cómo se modifica la Constitución. Dejando en categoría de sólo una de cuatro alternativas a la asamblea constituyente. Hasta aquí parece evidente que no pasara nada y la pregunta surge natural, ¿qué se busca realmente al llevar la agenda poltica este tema en medio de la segunda vuelta electoral?

"La segunda vuelta es la última esperanza de la izquierda por frenar al candidato con mayor respaldo popular"

La intencionalidad electoral de este anuncio no obedece a un ánimo de renuncia, sino todo lo contrario, la novedad es que el gobierno y la propia Presidenta se dan cuenta que el tema constitucional todavía necesita ser construido como problema social, es decir, básicamente ser dotado de una audiencia y de intensidad. Hoy no es un tema convocante, ni percibido como una prioridad, mucho menos una urgencia social por lo que es indispensable que sea el Ejecutivo quien empuje y le dé la urgencia legislativa y el dramatismo politco.

La segunda vuelta es la última esperanza de la izquierda por frenar al candidato con mayor respaldo popular. Sebastián Piñera se verá obligado a pronunciarse sobre la necesidad de una nueva Constitución y sus parlamentarios obligados a votar frente a ello a semanas de una elección decisiva. El gobierno espera que sacándolo a la pizarra en este tema logre el objetivo real de unir a la izquierda tras la necesidad de derrotar a Piñera y obtener así la vía libre a una nueva Constitución.

"La pirotecnia tras el anuncio constitucional refleja que el gobierno y especialmente la Presidenta Bachelet quieren intervenir en la elección presidencial"

La pirotecnia tras el anuncio constitucional refleja que el gobierno y especialmente la Presidenta Bachelet quieren intervenir en la elección presidencial. En su fuero más íntimo, luego de semanas hablando y defendiendo lo que espera sea su legado, Bachelet sabe que si le vuelve a entregar la banda presidencial a Sebastian Piñera, la sensación de derrota entre sus partidarios puede terminar por hundir todos estos esfuerzos.

La duda queda en como reaccionará la sociedad, la misma que ha rechazado una a una las reformas propuestas por la Presidenta Bachelet, ante la evidente manipulación política de un tema tan importante, el olor a maniobra deseperada puede terminar haciendo más daño que bien, sobre todo en manos de un gobierno que no ha logrado demostrar las habilidades de conducción política que una operación de este tipo necesitan.