AFP: simula cuál será el monto aproximado de tu pensión

Las Pensiones: ¿salvavidas de plomo del Gobierno?

El Gobierno y la Presidenta han debido asumir bajo presión la obligación de responder frente al problema de las pensiones. En ese marco la cadena nacional de la Presidenta Bachelet la semana pasada busco no sólo retomar el control de la agenda, perdida hace meses, sino que los más optimistas vieron en este tema un posible punto de inflexión, un salvavidas ante en el bajo apoyo ciudadano que han registrado el último año.

El tema pensiones está instalado en la agenda pública, y sin duda por un rato largo. Lo más probable es que sea un referente obligado de la próxima elección presidencial. Pero queda la duda de si hizo bien el gobierno al transformarlo tan rápidamente en una reforma al sistema de pensiones.

Pareciera que se apuró en asumir responsabilidad en el tema y en impulsar cambios legislativos de fondo, alimentando la idea de que puede mejorar las pensiones en el corto plazo.

La capacidad de este gobierno de emprender reformas está en entredicho, la credibilidad de la ciudadanía está en su nivel más bajo, en parte importante por la experiencia acumulada en las reformas tributaria, educacional y laboral. Todas ellas han seguido un mismo patrón de conducta, un apoyo ciudadano importante al inicio a la idea de reformar, una fuerte división de la opinión en el interior del oficialismo, dudas sobre la efectividad de las medidas propuestas, nuevas divisiones al interior del gobierno opinando tanto a favor y como en contra, profundo déficit técnico en la concreción de las reformas, lo que golpea nuevamente la credibilidad de quienes deben defenderlas con convicción y después defender las correcciones con la misma convicción.

¿Por qué, si están haciendo lo mismo, esperan un resultado diferente?

"El gobierno mantiene un tono crítico con el actual sistema de pensiones, pero no se anima a proponer otro distinto, solo medidas menores que no se condicen con el grave discurso de las autoridades"

Como muchas otras veces, la ansiedad de La Moneda termina generando expectativas que no son capaces de cumplir. Y también como otras veces la indefinición de la Presidenta Bachelet alimenta divisiones entre sus propios ministros. La Ministra Rincón aparece alineada con los ministros del PC Barraza y Pascual, enfrentados a los ministros Valdés, Céspedes y Eyzaguirre; los primeros empujando el carro del sistema de reparto, aunque sea en una versión parcial, y los segundos recordando que no hay margen en las arcas fiscales para eso y que la economía podría terminar de hundirse de seguir cuestionando las bases del sistema de capitalización individual.

Así se entiende que la Presidenta Bachelet, en el lapso de una semana, primero descarte el sistema de reparto, por lo que siguen las AFPs, para luego anunciar que la reforma creará un pequeño sistema de reparto con cargo a todos, pero que beneficia solo a las pensiones más bajas. Dejando en la duda no solo a los millones de ciudadanos que la escuchamos por televisión, sino que incluso a las expertos.

Su gobierno mantiene un tono crítico con el actual sistema de pensiones, pero no se anima a proponer otro distinto, solo medidas menores que no se condicen con el grave discurso de las autoridades. Esta confusa señal termina dañando de paso la confianza de los cotizantes.

La incertidumbre se instala así ahora en el tema de pensiones. Veremos en las semanas que vienen si realmente la proactividad del gobierno y su protagonismo al proponer estas reformas le rinde frutos, impactando positivamente en su evaluación ciudadana, o si solo se repite la misma historia, la de un gobierno que no ha demostrado talento alguno en interpretar las demandas sociales en reformas políticamente exitosas, convirtiendo ahora a las pensiones en el salvavidas de plomo que lo termine de hundir.


Lo más visto en T13