Crédito: AFP
De un asesino y un vals
Opinión

De un asesino y un vals

Siempre he dicho que descubrir algo tiene que ver con tener interés por conocer aquello que no se sabe. Uno puede imaginarse que la gente hace muchas cosas antes de llegar al sitio o el lugar o a la profesión por la que se convierte en estrella o muy importante.

La escena es la siguiente el compositor francés George Bizet estaba de aniversario eran 140 años de su nacimiento y luego al enterarme a través de un medio electrónico del acontecimiento busqué en Internet alguna melodía de ese importante músico. La búsqueda en sí misma y la rutina es parte de lo que hago habitualmente a través de Twitter cuando publico canciones que creo valen la pena. El asesino del título de esta historia, estaba agazapado en la página en una esquina, esperaba silencioso que mi mirada descubriera el enlace en el que se refugiaba y desde el cual me llevaría un mundo de nostalgia y ensueño.

Como pocas veces hago mire al costado y me encontré con un enlace que me llamo la atención decía André Rieu y un título sugerente " El vals debe seguir". Lo que siguió a continuación y es lo extraordinario de esta historia es una jornada que me permitió descubrir que el asesino o más bien un actor que lo encarna puede componer una música sublime que hace abierta contradicción con lo que conocemos de él, lo que proyecta y sobretodo con su sensibilidad.

"Rieu explica a la audiencia una situación que enfrentan miles de directores de orquesta en el mundo: reciben diariamente decenas de canciones compuestas por personas que creen que tienen más talento que el propio Johann Strauss."

Como verán en el enlace que incluyo en este blog, Rieu explica a la audiencia una situación que enfrentan miles de directores de orquesta en el mundo: reciben diariamente decenas de canciones compuestas por personas que creen que tienen más talento que el propio Johann Strauss. De hecho la comunicación llegó desde la oficina de Nueva York hasta Austria. Escéptico el director de orquesta se negaba atender el teléfono. La segunda sorpresa de la noche llegó cuando se enteró que al otro lado de la línea estaba una mega estrella de Hollywood. Un hombre cuyos personajes cinematográficos distan mucho de sugerir alguna sensibilidad especial con respecto a la música. De hecho su mayor talento esta en encarnar papeles dramáticos intensos y también homicidas.

Aunque usted no lo crea este personaje antes de ser famoso era músico y compuso un vals que por timidez jamás lo entregó para ser interpretado. De hecho Rieu toma contacto con el material es la primera vez que la canción en sí misma es tocaba formalmente. Durante más de tres minutos mientras esta misma explicación le llega a los asistentes al concierto, todos se miran asombrados, nadie acierta a saber de quien se habla. Hasta que el director de orquesta austríaco cuenta que el compositor es nadie menos ni nadie más Ni menos que Sir Anthony Hopkins más conocido por sus papeles como Haníbal Lecter . Yo le sugiero que vaya al enlace que incluimos y a partir de los cuatro minutos 14 segundos escuche atentamente el "vals debe seguir."

Supongo que usted siguió mi sugerencia y se encontró con un vals que lo llevó a tantos puntos de emoción como su imaginación pudo aceptarlo y por eso mismo escogí este tema para escribir: siempre la vida da una sorpresa o una vuelta y en el vals las vueltas son esenciales. Por eso mismo es que descubrir el talento de Hopkins como compositor es reconocer que su música está a la par de su talento para la actuación. Así las cosas da gusto escribir, al final como le dije al principio usted y yo fuimos sorprendidos por una de las tantas vueltas que un vals o la vida pueden dar. Ojalá le haya gustado lo que escribí y me deje algún comentario sobre que emociones le provocó este magnífico vals compuesto por Sir Anthony Hopkins.


Lo más visto en T13