El niño en la playa turca y el periodista como testigo
Opinión

El niño en la playa turca y el periodista como testigo

Una de las cosas que más me atormenta como periodista internacional de canal 13 es la facultad que tenemos de escoger imágenes, noticias, o anécdotas que nos parece deben ocupar parte del tiempo que ustedes que siguen nuestros programas nos dedican.

La imagen de esta semana de ese niño sirio ahogado en las costas turcas nos hace pensar en cuál es el papel que cumplimos como comunicadores. Si bien nadie puede negarse a la sensibilidad que la imagen en sí misma provoca, tampoco nadie puede evitar una serena reflexión sobre el papel que nos cabe en la transmisión de ese tipo de hechos.

Lo primero es que no nos podemos escapar como seres humanos a las emociones y contradicciones que una imagen como esa provoca. Por lo tanto en algún sentido somos prisioneros de nuestra propia sensibilidad o insensibilidad. Hay voces que nos piden a los periodistas no opinar, no comprometernos, y a veces ni siquiera expresar las emociones que válidamente tenemos.  Quiero aprovechar esta oportunidad para decir claramente que creo que los periodistas no nos podemos hacer los ciegos con las cosas que pasan a nuestro alrededor. Se trata incluso de tener una opinión sobre lo que sucede sin que ella por sí misma modifique los hechos. 

Otras escuelas dicen que los periodistas son algo asi como "relatores" de las situaciones que nos rodean. Por experiencia propia y por haber vivido en Colombia más de 25 años creo que es muy difícil intentarlo. Uno no puede dejar de advertir las reacciones que una imagen como esa provoca.

Hoy me di esa tarea de reflexionar juntos en relación a qué es lo importante de lo que está sucediendo en Europa. Si la imagen por sí misma y por la violencia que le es propia se quedará en eso nada más o si finalmente hará que muchos de nosotros tomemos una firme posición con respecto al papel que nos cabe como comunidad internacional para resolver esta crisis. 

Otros dirán que el único papel que nos corresponde es informar y que si la imagen por sí mismo nos provoca emociones, ellas no tienen por qué ser parte de lo que informamos. Lamento decir que no concibo el periodismo sin que uno como testigo de tantos hechos pueda decir lo que le provoca este mundo que todos los días nos tiene guardada una sorpresa.

Le agradezco que me haya leído. Ojalá podamos comentar este tema que, según me parece, es uno de los más importantes de nuestros días. ¿Ha evolucionado el periodismo lo suficiente para admitir las emociones que provoca o seguimos prisioneros de viejos esquemas en que los testigos del mundo estamos únicamente para contar cómo era el paisaje y no involucrarnos en nada mas?


Lo más visto en T13