Crédito: AFP
El Dios de la Lluvia llora sobre México (II Parte)

El Dios de la Lluvia llora sobre México (II Parte)

El destino quiso que estuviera en Ciudad de México el día de la elección presidencial norteamericana. Posiblemente no exista otro país –fuera de EE.UU.- que siguió con tanto interés el conteo de los votos que finalmente le dieron el triunfo a Donald Trump. Las razones sobran, dadas las explicitas y numerosas referencias que hizo Trump durante la campaña a México, desde temas ligados a la inmigración –y la polémica construcción del muro entre la frontera de ambos países­- a asuntos comerciales como la revisión de tratados comerciales.

El título de esta columna se refiere a la notable novela histórica del autor húngaro László Passuth, sobre Hernán Cortés y la conquista de México, y no fue difícil hacer la asociación con el libro cuando una lluvia torrencial caía sobre la capital azteca al mismo tiempo que se reforzaba la tendencia que daría por ganador del Partido Republicano. Trump potencialmente puede convertirse en el extranjero que más impacto tenga sobre el futuro mexicano desde Cortés.

La elección toma a México en un momento complejo. La caída del precio del petróleo ha obligado al gobierno a aplicar medidas de austeridad en el gasto fiscal, ante los menores ingresos que recibe de la estatal petrolera Pemex. La volatilidad cambiaria ha forzado al Banco Central a subir la tasa de interés casi 2 punto porcentuales en los últimos 12 meses, llevándola a 4.75%. El efecto ha llevado a la economía a desacelerarse fuertemente hasta apenas un 2%, a pesar de los intentos del gobierno de llevar a cabo una agenda de reformas que apunta a incrementar la productividad y el crecimiento potencial.

Un política comercial proteccionista de EE.UU. ­–que posiblemente se concentre en la revisión del NAFTA- impactaría de manera crítica a la economía mexicana, que destina cerca del 80% de sus exportaciones a su vecino del norte y que tiene una significativa integración en procesos de manufactura con varias industrias norteamericanas. Ello lo reflejó claramente la brutal corrección del peso mexicano, la mayor desde la crisis del Tequila de 1994, que llevó al dólar a cotizarse por sobre MXN 20, su máximo histórico.

Por otro lado, una agresiva política de inmigración puede generar consecuencias políticas en México, fomentando reacciones populistas/nacionalistas durante los procesos eleccionarios que tendrán lugar el 2017 (de gobernadores, incluyendo el importante Estado de México)  y el 2018 (elecciones presidencial y legislativas). Muchos mexicanos expresan su temor que Trump finalmente sea el empuje final que necesite el eterno candidato mexicano López Obrador para llegar al sillón presidencial, ante la ausencia de otros liderazgos claros en los partidos tradicionales.

Una sorpresivamente positiva reacción de los mercados financieros a la elección de Trump puede darle algún respiro a México, ganando tiempo para tomar algunas decisiones que si bien difíciles, le pueden ayudar a sobrellevar lo que el propio presidente del banco central denominó “un verdadero huracán”.

Para Chile es importante que México también pueda resistir bien este momento. Si bien el impacto directo del gobierno de Trump sobre la economía de nuestro país es acotado, una crisis económica de la segunda economía de América Latina sin dudas tendrá el potencial de contagiar al resto de la región. 


Lo más visto en T13