Crédito: AFP
¿Chile en un Mundial de Rugby? Una utopía

¿Chile en un Mundial de Rugby? Una utopía

En Inglaterra se disputa por estos días la octava versión del Mundial de Rugby y, tal como ocurrió en los siete torneos anteriores, los “Cóndores” chilenos no clasificaron. Si bien el “quince” nacional figura en el puesto 23 en el ránking de la IRB y al máximo torneo de la ovalada clasifican 20 selecciones, la realidad demuestra que el Mundial está a años luz de las opciones chilenas.

La primera gran traba para Chile es el complicadísimo sistema de clasificación que tiene la IRB, ya que de los 20 cupos disponibles, solo 8 se disputan a través de eliminatorias en los distintos continentes. Los otros 12 sacan pasajes en el Mundial anterior. Es decir, en Inglaterra 2015 ya aseguraron cupo para Japón 2019 todos los equipos que están en cuartos de final además de los cuatro cuadros que finalizaron terceros en sus grupos de la primera ronda: Inglaterra, Japón, Georgia e Italia.

Después del actual Mundial se confirmará el sistema de clasificación para el próximo torneo, pero todo apunta a que se repetirá el último formato, lo que disminuye las opciones para los “Cóndores”.

En el camino a Inglaterra 2015, Chile empezó a jugar ya avanzadas algunas rondas solo para chocar y quedar eliminado a manos de un antiguo enemigo, Uruguay, pese a que el duelo se jugó en Temuco.

Luego los “Teros” perdieron ante Estados Unidos (que a su vez habían caído ante Canadá) en los playoffs americanos y solo clasificaron al Mundial 2015 en un repechaje intercontinental tras vencer a Hong Kong y Rusia.

Pero más allá de todos los vericuetos eliminatorios, muy propios de una institución anquilosada y conservadora como la IRB, lo que más aturde es la lejanía deportiva del rugby chileno de las instancias más competitivas a nivel mundial.

Los “Cóndores” solo estuvieron relativamente cerca de clasificar a la máxima cita de la ovalada en 2003 (derrotaron en casa a Uruguay y EEUU en la fase grupal, pero se quedaron fuera del repechaje por diferencia de puntos) y desde entonces los “Teros” charrúas siempre le han cerrado tempranamente la puerta a los chilenos.

El problema es que cuando logran clasificar a los Mundiales, generalmente los uruguayos son boleta. De hecho en Inglaterra 2015 cerraron su participación como el peor equipo del torneo, sin victorias, 226 puntos en contra y pobres 30 a favor. Un escalón sobre los “Teros”, penúltimos, finalizaron las “Aguilas” de Estados Unidos y en el lugar 21° entre 24, Canadá.

Es decir, salvo Argentina, el rugby americano está muy lejos de la elite y dentro del continente Chile no es competitivo, por lo que aspirar a un Mundial en el mediano plazo no solo es utópico, si no que podría exponer también a los “Cóndores” a un papelón histórico.

El camino para el rugby chileno, además de la paciencia, es aumentar el profesionalismo y retomar, a nivel adulto y juvenil, la senda de la década de los 90, completamente extraviada en los últimos 10 años.


Lo más visto en T13