Crédito: Agencia Uno
El campeón de América lo verá por TV

El campeón de América lo verá por TV

La historia es así: el 4 de julio de 2015, Chile se tituló campeón de América. Primera copa en más de 100 años de historia futbolística de la "Roja". Justo premio, además, para una generación de grandes jugadores como Alexis Sánchez, Arturo Vidal, Gary Medel y Claudio Bravo.

En octubre de ese año comenzaron las eliminatorias y la selección chilena, todavía conducida por Jorge Sampaoli, mantuvo el gran nivel en sus dos primeros partidos de esa campaña: victoria como local sobre Brasil y triunfo 4-3 sobre Perú en Lima

"Confundir soberbia con hambre de triunfo es un error"

Pero fue justamente en uno de los camarines del Nacional limeño donde aparecieron los primeros síntomas de la soberbia que dos años más tarde le terminarían costando caro a la "Roja". En una de las paredes del camarín visitante quedó escrita la siguiente frase: "Respeto!!! Por aquí pasó el campeón de América!!!". Entonces nadie dio la cara como el autor del rayado, aunque hace unas semanas un artículo de La Tercera se lo atribuyó a Claudio Bravo y al entonces gerente de selecciones de la ANFP, Felipe Correa.

El campeón de América lo verá por TV

¿Cuál pudo ser el motivo para tan insólita reacción? No se sabe, pero tras ese partido, Bravo reclamó contra la actitud de hinchas y jugadores peruanos. Claro que esa vez en Lima no se vio nada distinto a otras canchas de Sudamérica, especialmente en Santiago, la ciudad más castigada por la FIFA debido a las actitudes ofensivas de su público

El rayado de Lima, por el contrario, fue el primero de muchos episodios que vendrían en los meses y años posteriores en los que el núcleo del plantel chileno parecía sentirse intocable y dueño de la verdad gracias a los títulos continentales. Las redes sociales fueron el principal vehículo para vomitar la ira en contra de cualquiera que mostrara disidencia, duda o crítica, incluso ante descalabros como los hechos de indisciplina de los jugadores de la selección o las injustificables derrotas ante Paraguay y Bolivia. 

Confundir soberbia con hambre de triunfo es un error. Fue esto último, y no lo primero, lo que llevo a la selección chilena a conseguir dos Copa América.

Algunos en la "Roja" todavía no abren los ojos ni siquiera ante la evidencia del rotundo fracaso en  las últimas eliminatorias. Tal vez se bajen de la nube cuando vean por TV a Perú jugando el Mundial y recién ahí podrán recuperar la esencia que los llevo a la cima continental.


Lo más visto en T13