El chileno Arley Méndez

El chileno Arley Méndez

Es un hecho que a veces duele, pero es así: hay muchos chilenos a los que no les gustan los inmigrantes que vienen de Sudamérica o el Caribe. Con españoles o alemanes, por ejemplo, son tolerantes, pero no con los americanos.

En el deporte se acaba de vivir un nuevo caso de rechazo al aporte de los inmigrantes el país, cuando un grupo encabezado por el ex atleta y diputado electo, Sebastián Keitel, criticó que el pesista Arley Méndez asomara como el gran candidato para ganar el premio al mejor deportista del 2017, que entrega el Círculo de Periodistas.

Méndez tiene casi 24 años, nació en Cuba, en 2013 vino a Chile a competir, desertó, se radicó en el país, se casó con una chilena, comenzó a competir en torneos locales, el Senado le dio la nacionalidad por gracia por 27 votos a favor y 0 en contra, abrazó la bandera nacional y con ella en el pecho ganó tres medallas de oro en el último Mundial de Pesas.

Su caso no tiene nada que ver con el de algunos atletas -en su mayoría de Kenia y Etiopía-, que por una razón económica corren por países como Bahréin o Qatar. Uno de los casos más llamativos es el de Ruth Jebet, quien nació y vive en Kenia, pero desde hace varios años compite por Bahréin y en los Juegos Olímpicos de 2016 ganó los 3 mil metros con obstáculos, logro que además le valió un premio de US$ 500 mil.

Chile no tiene el presupuesto de los petrodólares ni la infraestructura deportiva de los países desarrollados. Pero aquí se quedó a vivir Arley Méndez y de manera muy merecida, finalmente fue premiado como el mejor deportista nacional de 2017.

Igual de merecidas fueron las críticas que recibió Keitel por su idea de “regular que al menos lleven compitiendo 3 o 5 años por Chile” los deportistas que postulen al “Mejor de los Mejores”. Hasta Claudio Bravo le retrucó y en la respuesta, Keitel perdió la compostura –como muchas veces le ocurrió cuando era atleta-  y hasta le sacó en cara la votación que obtuvo Alejandro Guillier en la segunda vuelta presidencial.

¿Qué tiene que ver todo eso con el tema de Arley Méndez? Nada. El comportamiento del futuro diputado en todo este tema fue muy errático y por suerte, su postura rápidamente desechada por los mismos deportistas.

Es un buen síntoma que, al menos en el deporte, los inmigrantes sean bienvenidos.


Lo más visto en T13