Crédito: Agencia Uno
Eladio y Jorge Toro no califican en la lista de Bravo

Eladio y Jorge Toro no califican en la lista de Bravo

¿Quién fue Eladio Rojas? Nortino, de Copiapó. Jugó en Everton. También en Colo Colo y River Plate. En 1962, en una tarde en Arica, le metió un zapatazo a media altura a un tal Lev Yashin para darle a Chile el paso a semifinales en un Mundial y días después, en Ñuñoa, con un tiro que tuvo algo de fortuna, le dio a la “Roja” el tercer lugar en la Copa del Mundo. Rojas disputó 23 en la selección chilena.

En ese equipo también estaba Jorge Toro, uno de los grandes talentos en la historia del fútbol chileno; en la Copa del Mundo del 62 le marcó a Italia y a Brasil de perfecto tiro libre; fue el primer jugador nacional en ser transferido a la liga italiana; en Europa militó en el Sampdoria y Modena. Vistió 24 veces la camiseta de la Selección.

En las Eliminatorias al Mundial de Alemania 1974, se jugaba un partido muy caliente ante Perú en el Nacional. Chile necesitaba ganar 2-0 para forzar un desempate. Sergio Ahumada anotó un gol y fue clave en el tanto de Crisosto. Ya en la Copa del Mundo, el “Negro” marcó en el 1-1 ante Alemania Oriental. Ahumada tiene 29 partidos por la “Roja”.

Los tres tienen en común haber sido grandes jugadores en la historia de la selección chilena. Los tres también tienen en común estar bajo la línea mínima de partidos que tiró Claudio Bravo para que lo puedan criticar: “Hay jugadores que llevan 30 o 40 partidos, y no más de 100, y te critican porque faltaste una vez”.

Rojas falleció hace varios años. Toro y Ahumada todavía viven.

En la época de estos tres jugadores, las Eliminatorias sudamericanas se jugaban en grupos, apenas se disputaban cuatro partidos (no 18 como ahora) y no había “fecha FIFA” que protegiera a los convocados a una selección nacional, por lo que había que negociar directamente con los clubes.

La selección chilena no nació con Bielsa en las Eliminatorias para el Mundial de Sudáfrica. Tiene más de 100 años de historia, y antes de esta generación también tuvo capítulos muy destacados, como el tercer lugar en el Mundial de 1962 y la participación en la Copa del Mundo de 1930. También tuvo grandes jugadores, como los mencionados Rojas, Toro y Ahumada, y otros de apellidos Livingstone, Figueroa o Caszely, que apenas pasan el parámetro establecido por el actual capitán de la Selección.

Claudio Bravo ya es un símbolo en la historia de la selección, por lo que ganó y sus más de 100 partidos con la “Roja”. Pero no es el dueño del equipo nacional y mucho menos un intocable. Creerse el cuento es aplaudible, la soberbia no. ¿O acaso Bravo cree que Gonzalo Jara es más importante que Elías porque el actual defensa de la “U” tiene 95 partidos con la “Roja” y el que fue tres veces el mejor jugador de América solo llegó a 47 partidos con la camiseta de la Selección?

Tanto como se aplaude los dos títulos en la Copa América, también hay que exigir respeto por la historia de la selección chilena.


Lo más visto en T13